Redimiendo a Overton

 

Pocos nombres han sido tan manipulados en tiempos recientes, en algunos círculos especialmente, como el de Overton, pocos conceptos tan manoseados como su dichosa ventana. Quienes lo hacen, de seguro llevan a cuestas las mejores intenciones de las que podamos pensar, pero yerran tanto en sus premisas como en sus conclusiones. Así, dicen que Mr. Overton ha diseñado el sistema perfecto para la legalización de las peores perversiones imaginables, a su haber, pedofilia y canibalismo, entre otros.

 

Y es que ante este tipo de aseveraciones, lo primero que debería suceder es que eliminemos lo mitológico y legendario para adherirnos exclusivamente a lo que se puede decir con certeza acerca de la ventana de Overton. En mi opinión, desechar el modelo, solo porque ésta haya sido asociada con prácticas innobles, sería un error para los emprendedores sociales, centros de pensamiento, académicos, que puedan beneficiarse de la lógica inherente a la 'ventana'.

 

¿Quién era Joseph Overton? Este académico era vicepresidente del Mackinack Center for Public Policy, un 'think-tank' de línea liberal con sede en Estados Unidos. Ideó el modelo que lleva su nombre como un medio descriptivo y no como una táctica per se del cambio social. Overton no propuso el medio para legalizar perversiones, simplemente propuso un sistema de análisis de la realidad para promover el avance de las ideas. ¿Cuáles ideas? Cualquiera, pero desde donde él estaba sentado, ciertamente tenía interés enn promover ideas liberales (libre mercado y gobierno limitado). Nuestro autor fallece repentinamente en un accidente aéreo en el estado de Michigan en el año 2003.

 

¿En qué consiste la ventana? Es un modelo de análisis que contribuye a la implementación de nuevas políticas públicas. La 'ventana' circunscribe aquellas ideas que son aceptables en un momento dado en el ámbito político, susceptibles de ser aprobadas. Aquellas ideas que están dentro de la ventana, ergo, son visibles, gozan de aceptación cultural y social y por tanto, los políticos y tomadores de decisiones tendrán el incentivo electoral para avanzar en esa línea. A su vez, las ideas o planteamientos que están fuera de la ventana son consideradas radicales por la sociedad en general y los votantes en particular, por lo que tendrán pocas o nulas posibilidades de avanzar en el sistema político.

 

A través de este modelo descriptivo, Overton da un subsidio a los políticos, centros de pensamiento e emprendedores sociales para determinar cuáles ideas pueden ser implementadas en el corto plazo, pues no son rechazadas por la población, y cuáles deben ser valoradas en estrategias de largo plazo, aquellas que son abrazadas por el operador político o social, pero que carecen de aceptación generalizada.

 

Así por ejemplo, revisando: Un aporte relevante de este modelo de análisis y que ayuda a la planeación de estrategias de cambio cultural es que presupone que las transformaciones culturales antecede al cambio político y no al revés. Recuerda, además, como los medios que crean cultura son los que 'movilizan' la 'ventana' hacia ideas que antes no hubiesen sido aceptadas. Apunta con realismo que, salvo casos excepcionales que rayan en lo heroico, los políticos no estarán dispuestos a tomar decisiones que no gozan de aceptación generalizada, por lo que quienes desean ver cristalizadas esas ideas, que a hodierno no son valoradas positivamente, deberán realizar esfuerzos desde los medios de comunicación, la academia, los centros de pensamiento, las artes, la cultura en general, para ir modificando la percepción social sobre su idea y que eventualmente sea aceptable o 'rentable' a quienes deciden sobre políticas públicas.

 

Pretender, por tanto, que la ventana de Overton es una herramienta únicamente útil para legalizar lo impensable, es no solamente injusto con la memoria de su creador, sino que además es falaz e irresponsable. La 'ventana', como tal, es éticamente neutra, ya que no realiza disquisiciones morales o éticas sobre la bondad o maldad intrínseca de las ideas o las políticas públicas que se quieren aplicar, simplemente plantea como puede darse el cambio social y cultural.

 

En resumen, la esencia de la ventana de Overton es: las políticas públicas del mañana son aquellas que son poco a poco aceptadas hoy socialmente. En general, lo que digan los políticos, por razones electorales, queda supeditado al criterio y parecer de las mayorías votantes.

 

[ D'Vox ]

___

Luis Fernando Calvo es máster en Administración de Negocios y director del Centro de Estudios Tepeyac, vive en San José, Costa Rica. Sígalo en Twitter aquí.

 

 

Please reload

Lanzan programa de formación polític...

La terquedad vs la realidad

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: