Fiscalía pide la detención preventiva de Evo Morales


La Fiscalía de Bolivia emitió este lunes, 6 de julio, una acusación formal por delitos de terrorismo contra el expresidente Evo Morales y pidió su detención preventiva.

Morales se encuentra en Argentina, donde el presidente de ese país, Alberto Fernandez, le considera un "perseguido político", le ha dado estatus de "refugiado" y no reconoce el gobierno interino de la exsenadora Jeanine Áñez.

Fue la Comisión de Fiscales Anticorrupción de Bolivia la que - al termino de una investigación que inició el 20 de noviembre de 2019 - solicitó a la Fiscalía General que denunciara formalmente al exmandatario y recomendó la orden de aprehensión.

La investigación se abrió a raíz de que el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dio a conocer una serie de grabaciones de voz donde presuntamente Morales instruye a un dirigente cocalero, Faustino Yucra Arwi, a bloquear caminos e interrumpir el suministro de alimentos a distintas ciudades, y le ordena dar una “dura batalla a los fascistas y racistas”, pues dice ser "hora de combate para derrotarlos”.

La voz, atribuída a Morales orienta a Yucra a que hagan “cercos de verdad” de modo que “no entre comida a las ciudades”, le explica que, para que la gente no se “canse”, los organice en grupos de 4 o 5 que se vayan rotando “cada 24 horas”: “haz bloqueo hasta ganar, hermano”.

En ese momento, el gobierno presentó los cargos de “sedición, terrorismo y financiamiento del terrorismo”, y dos fiscales pidieron que se aprehendiera a Morales para comparecer ante la fiscalía, pero el mandatario - que había renunciado al cargo días antes, el 10 de noviembre - ya había abandonado el país. Primero fue a México, y luego a Argentina, tras un breve periodo por Cuba.

En la investigación se prendió al líder cocalero Yucra Arwi, que ya declaró, y se determinó que hay "alta probabilidad" de que la voz de la grabación sea la de Morales.

La renuncia de Morales aconteció luego de que se extendieron por todo el pais protestas multitudinarias contra los resultados de las elecciones generales de octubre de 2019, alegando fraude. Los resultados oficiales presentaron como ganador a Evo Morales, que gobierna el país desde 2006, con 47% de los votos frente a 37% de su opositor Carlos Mesa.

La irritación ciudadana surgió poco antes de los comicios, cuando Morales, que gobierna el país desde 2006, lanzó su candidatura para un cuarto mandato consecutivo, a pesar de que la Constitución permite solo una vez la reelección. Lo hizo con ayuda de la Corte Constitucional que tergiversó el texto de la Carta Magna.

Sin embargo, el estallido se presentó cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) interrumpió abruptamente la transmisión de los resultados del conteo de votos, la noche del 20 de octubre, cuando ya se habían computado 83.76% de las actas y Morales lideraba la votación pero con una diferencia de 8 puntos, que voto a voto disminuía; lo que apuntaba a un balotaje.

La ley boliviana establece que habrá segundo turno electoral, con los dos candidatos punteros, si ningún alcanzara el 50% de los votos válidos o habiendo alguno superado el 40% la diferencia con el contendiente más cercano es menor de 10 puntos porcentuales.

Con el avance del computo de actas la diferencia entre Morales y su opositor Carlos Mesa era prácticamente un hecho, hasta que interrumpieron la transmisión de resultados, Cinco dias después el TSE anunció que con 100% de actas computadas la diferencia entre los dos candidatos era de casi 11%. Lasa calles de todo el país estallaron en protestas.

Dos informes de la Organización de los Estados Americanos (OEA) registraron irregularidades en el proceso electoral y en el conteo de votos y recomendaron invalidar las elecciones presidenciales.

Ante la presión, el 10 de noviembre Morales anunció que el proceso electoral se repetiría y que renovaría a los miembros del TSE; horas después presentó su renuncia a la presidencia de Bolivia.

​El 12 de noviembre asumió como presidente interina la segunda vicepresidente del Senado, Jeanine Áñez, de acuerdo con la línea de sucesión; y el 24 de noviembre el Congreso de Bolivia aprobó por unanimidad anular las elecciones para realizar nuevos comicios en 2020.

La pregunta que salta ahora es ¿qué hará el mandatario argentino cuando ya pesa sobre Morales una denuncia oficial? Morales y Fernandez son "compañeros" en el Grupo de Puebla, que defiende la narrativa de Morales como "perseguido" político luego de ser víctima un "golpe blanco".

[ D'Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: