Soros: el gobierno debe garantizar el salario de todos los trabajadores para salvar la economía

 

Este artículo fue publicado el pasado 13 de abril en el periódico Los Angeles Times. Lo firman el magnate George Soros y el profesor Eric Beinhocker, director de un think tank fundado por el millonario en Oxford. A pesar de discordar de parte del contenido, presentamos su traducción al español por considerarlo relevante. Esta es la 'solución' que Soros ofrece, en Estados Unidos, a la severa crisis económica que ya toca las puertas de varias naciones a raíz de el abordaje que se ha dado a la pandemia de la covid-19: continuar el confinamiento, colocar la economia en "modo de reposo" y que el gobierno pague todos los salarios. Sin más comentarios, aqui el texto.

 

El catastrófico colapso del empleo en Estados Unidos debido a la crisis del coronavirus exige mucho más del gobierno federal de lo que ha hecho hasta ahora.

 

Casi 17 millones de estadounidenses ingresaron en la lista de desempleados en las tres semanas anteriores al 4 de abril. Y un análisis realizado por el Instituto para el Nuevo Pensamiento Económico (INET), de Oxford, prevé que, sin una acción urgente, el 24% de los empleos en Estados Unidos podrían perderse en las próximas semanas, en comparación con solo el 3.3% de la recesión del 2007  a 2009. Ese tipo de pérdida de empleo sería igual a la de los peores años de la Gran Depresión y significaría que más de 37 millones de estadounidenses se quedarían sin trabajo. El impacto sería sentido con mayor severidad por los trabajadores de bajos ingresos.

 

El objetivo, hasta que sea seguro para las personas regresar al trabajo, debe ser mantener la economía en "modo de reposo". Eso requerirá mantener a las empresas y a los trabajadores lo más intactos que sea posible, listos para "despertar" y volver al trabajo cuando pase la crisis sanitaria, para impulsar una fuerte recuperación.

 

¿Cómo? El gobierno federal debe garantizar de inmediato los salarios de todos los estadounidenses durante la crisis.

 

Otros países han hecho exactamente esto. Alemania, Francia, Dinamarca, Irlanda, los Países Bajos, el Reino Unido y Australia están proporcionando financiamiento directo a los empleadores para cubrir salario de los trabajadores y mantenerlos en sus puestos de trabajo durante el lockdown [paralización total de actividades].

 

La historia demuestra que la estrategia funciona. Gracias al programa 'Kurzarbeit' de Alemania, el desempleo en ese país cayó del 7.9% al 7% durante la Gran Recesión, mientras que el desempleo promedio en otras economías desarrolladas importantes aumentó en un 3%. Como resultado, la economía alemana se recuperó más rápidamente que la de muchos otros países.

 

El Congreso de los Estados Unidos dio un paso en la dirección correcta con la Ley de Ayuda, Alívio y Seguridad Económica ante el Coronavírus (CARES Act) que aprobó recientemente un auxilio de 2 billones de dólares. La nueva ley establece un programa de préstamos para garantizar las nóminas de las empresas con menos de 500 empleados. Pero desafortunadamente, la financiación asignada para el programa es demasiado pequeña, y la entrega de los fondos, con préstamos a través de bancos, está resultando demasiado burocrática y lenta. Del mismo modo, el mosaico de otros programas del CARES Act y de acciones de la Reserva Federal son demasiado indirectos y funcionan muy lentamente para detener la ola de desempleo. Necesitamos acciones rápidas, directas y en gran escala.

 

La representante Pramila Jayapal y algunos de sus colegas en la Cámara de Representantes han propuesto una "Ley de Garantía de Cheques de Pago" que apoyaría a los trabajadores de todos los empleadores. Es esencial que la protección se extienda a los 152 millones de trabajadores de los Estados Unidos, no solo a los 60 millones que trabajan para pequeñas empresas. También debe extenderse a organizaciones con fines de lucro y sin fines de lucro.

 

La propuesta de la Cámara cubriría los salarios de hasta 100 mil dólares por empleado y tiene disposiciones para alentar a las empresas a contratar rápidamente a los empleados despedidos desde el 1 de marzo. Fundamentalmente, también cubriría los beneficios de atención médica, ya que 160 millones de trabajadores y sus familiares dependen actualmente del seguro de salud del empleador.

 

Es importante destacar que la propuesta describe las formas en que este apoyo vital podría llegar a las empresas de forma rápida, directa y electrónica, en vez de a través de los bancos y la burocracia. Finalmente, la propuesta tiene disposiciones para garantizar que el apoyo se use realmente para cubrir los cheques de pago de los trabajadores por parte de compañías que de otro modo se verían obligadas a despedir trabajadores. Esto evitará que las grandes empresas, que no necesitan los fondos, accedan al programa y ​​también evitará los tipos de abusos observados durante los rescates financieros de 2008, por ejemplo, utilizando fondos de los contribuyentes para bonos ejecutivos o recompra de acciones.

 

Tal garantía para toda la economía sin duda será costosa: el INET-Oxford estima que serán alrededor de 115 mil millones de dólares al mes. Pero esto está dentro del rango de otras medidas tomadas en la Ley CARES y es probable que sea uno de los usos más efectivos de la política fiscal.

 

Si bien la Ley CARES establece un seguro de desempleo significativamente ampliado, es mucho mejor gastar dinero para evitar que las personas se queden desempleadas en primer lugar. El desempleo masivo creará enormes fricciones en el reinicio de la economía: las empresas serán cautelosas con respecto a la recontratación y los consumidores serán cautelosos con respecto al gasto, creando el potencial para una depresión profunda y prolongada. Cualquier fondo gastado para preservar los salarios de los trabajadores y la atención médica ahora ahorrará dinero que de otro modo tendría que gastarse en beneficios de desempleo y atención médica pública más adelante.

 

Si bien nada es simple en un año electoral, si hay una propuesta que debería recibir apoyo bipartidista, es esta. El senador republicano Josh Hawley, de Missouri, ha propuesto de forma independiente una garantía de pago similar a la que promulgó el gobierno conservador en el Reino Unido. Para los demócratas, la protección de los ingresos de los trabajadores y la atención médica, particularmente para los trabajadores de bajos ingresos, es fundamental. Del mismo modo, los republicanos saben que las empresas desean desesperadamente aferrarse a sus empleados y estar preparados para un rápido reinicio de la economía. Y aunque la expansión de los beneficios de desempleo en la Ley CARES fue absolutamente necesaria, ambas partes saben que los trabajadores preferirían tener un cheque de pago en lugar de un cheque de beneficios.

 

El Congreso y el gobierno deben actuar de inmediato para detener el catastrófico colapso del empleo que actualmente está curso. La Ley de Garantía de Cheques de Pago es tan urgente y beneficiosa que la Cámara debería presentarla como un proyecto de ley separado y no retrasarse en la espera de otro gran paquete de rescate. Algunos detractores ya están argumentando que es demasiado tarde. No es el caso, pero si se retrasa a la espera de un un proyecto de ley general, lo será.

 

Eventualmente, el virus estará bajo control, pero mientras se requiera que los estadounidenses "se refugien en su lugar", también debemos ayudarlos a "refugiarse en el trabajo".

 

[ D'Vox ]

___

George Soros es empresario e inversionista global, presidente de la Fundación Open Society y fundador de fundador del Instituto para el Nuevo Pensamiento Económico de la Oxford (INET). Eric Beinhocker es director ejecutivo del INET en la Martin School, de la Universidad de Oxford.

 

Please reload

Lanzan programa de formación polític...

La terquedad vs la realidad

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: