Pierde AMLO base social; recompone alianzas

11.03.2020

 

Mochila Política 109 | Con la caída de su credibilidad, sin una estructura partidista y el fracaso de sus programas clientelares, el presidente Andrés Manuel López Obrador inició una recomposición de alianzas presionado por los tiempos electorales de este año y del próximo.

 

Perder el 2021 puede colocarlo en la ruta de la derrota en 2024.

 

Al interior del Gobierno ha insistido en no modificar los programas clientelares y refrendar a sus cercanos para implementarlos y ha comenzado una negociación para reacomodar espacios a viejos y nuevos aliados.

 

Esta es la primera llamada para López Obrador rumbo al 2021.

 

El partido oficial y sus satélites

 

Faltan poco más de tres meses para las elecciones locales de este año y seis para el inicio del proceso electoral federal de 2021 y el Presidente no tiene una estructura ni de soporte ni de promoción a su proyecto, por eso las últimas semanas ha buscado reunificar aliados.

 

A ello responde el arreglo entre los grupos enfrentados por el control del Movimiento Regeneración Nacional (Morena); el gesto pesidencial de apoyo a Pedro Haces, promotor del Partido Fuerza Social por México (FSxM) y el acercamiento hacia Manuel Velasco Coello, jefe actual del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

 

Al igual que el viejo sistema priista, López Obrador realinea al partido oficial y prepara a sus satélites.

 

Morena se 'congeló', no ha pasado de ser un movimiento a constituirse en un partido formal y ése sigue siendo el principal reto para los grupos a su interior.

 

Las resoluciones del Tribunal Federal Electoral (Trife) han sido muy convenientes para recomponer al partido oficial, pues además de reconocer a la nueva dirigencia interina encabezada por Alfonso Ramírez Cuéllar anuló la petición de Yeidckol Polevnsky de renunciar al 75 por ciento de sus prerrogativas económicas para este año, con lo cual podrá disponer de su presupuesto original de mil 653 millones de pesos.

 

Yeidckol Polevnsky (Citlali Ibañez) permanece como secretaria general del partido.

 

Le concedieron a Ramírez Cuéllar un plazo de 4 meses para elegir a la nueva dirigencia nacional mediante una encuesta. Casualmente ese ha sido el método propuesto por López Obrador desde hace meses.

 

Deberán depurar e integrar un nuevo padrón de militantes. De acuerdo al último informe del Instituto Nacional Electoral (INE), Morena perdió un 12 por ciento de militantes entre enero de 2019 y enero de 2020 al pasar de 317 mil 595 a 278 mil 332 afiliados.

 

El problema de fondo para Morena sigue siendo el mismo: su padrón se ha alimentado sustancialmente con los beneficiarios de los programas sociales.

 

Otro problema será la implementación de una reestructuración completa en todo el país, pues el conflicto es a tal grado que hay cinco estados en donde el partido oficial no existe: Tlaxcala, Durango, Sinaloa, Jalisco y Quintana Roo.

 

Si antes de mediados de año no se legaliza Morena en esas entidades, no podrán participar en las elecciones federales intermedias de 2021 y de esos cinco estados, Tlaxcala y Sinaloa están entre las 15 entidades en las que el próximo año se renovarán las gubernaturas.

 

Los esfuerzos de las últimas semanas han incluido reacomodos para tener nuevos partidos satélites frente al desplome del Partido del Trabajo (PT) y del Partido Encuentro Social (PES) con quienes López Obrador hizo alianza en la elección presidencial de 2018.

 

El PES lucha por un nuevo registro, mientras el PT perdió al 51 por ciento de sus afiliados al pasar de 508 mil 210 a 249 mil 384 de enero 2019 a enero 2020, de acuerdo al informe del INE.

 

Quien se perfila a ser el nuevo satélite es el Partido Verde Ecologista de México bajo la jefatura del ex gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello. De acuerdo al informe del INE, el Verde Ecologista fue el único partido que creció su militancia en ese año hasta lograr un crecimiento del 51 por ciento. Pasó de 304 mil 311 a 460 mil 554 afiliados.

 

López Obrador también ha trabajado en las últimas semanas con otro grupo para tener otra alternativa satelital electoral, de ahí su acercamiento público con Pedro Haces, impulsor del FSxM.

 

Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena; José Murat Casab, ex gobernador de Oaxaca y su hijo, Alejandro Murat Hinojosa son ubicados como los auténticos padrinos de dicho partido. Algunos analistas aseguran que se trata de una recomposición con la Gran Logia del Valle de México a la que pertenecen Murat padre y Monreal.

 

De ser así, estaríamos frente a otra maniobra de López Obrador para recomponer sus alianzas con el viejo sistema priista, pues éstas dos últimas organizaciones (PVEM y FSxM) tienen su génesis también ahí.

 

Para poner de pie al partido oficial, López Obrador también ha iniciado una depuración de la estructura del Bienestar la cual se basa en una investigación de la secretaría de la Función Pública a 30 de los 32 superdelegados estatales, sobre los cuales pesan 102 denuncias por usurpación de funciones, abuso de funciones, proselitismo, violencia de género y nepotismo.

 

La primera muestra de utilidad para López Obrador de haber recuperado el control de Morena ya se dio, pues uno de los primeros acuerdos de las negociaciones fue hacer un llamado a todos sus militantes a participar en la marcha del 8 de marzo y en el paro del 9 de marzo convocado por las feministas radicales.

 

Ante la caída de credibilidad del Presidente por su enfrentamiento con las feministas radicales, López Obrador recuperó una estructura que lo regresa a la base clientelar de votantes y así será de aquí a las elecciones del 2021.

 

Este contexto abre otra oportunidad para reforzar la participación ciudadana en distintas opciones partidistas.

 

Las dos principales fuerzas opositoras, el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) también han perdido militancia.

 

En 38 por ciento el primero y en 76 por ciento el segundo y hasta ahora no han logrado reposicionar sus simpatías entre el electorado.

 

A López Obrador le conviente el registro del partido del matrimonio Calderón Zavala, Libertad y Responsabilidad Democrática (México Libre) pues, por un lado divide el voto del PAN y por el otro, sin que tenga un costo para su gobierno, el caso García Luna avanza en Estados Unidos y puede ser el golpe definitivo al proyecto de la ex pareja presidencial.

 

[ D'Vox ]

___

Héctor Moreno Valencia es periodista y consultor. Trabajó en la agencia Notimex y en el Grupo Reforma donde de fundó el diario Mural. Es autor coautor de Sangre de Mayo - El homicidio del Cardenal Posadas y editor del servicio de análisis Mochila Política *.

 

Please reload

Quando o remédio vira veneno

Gobierno y partido oficial hacia el...

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: