El 'genio' femenino


Brasil | En este 8 de marzo en que se conmemora el Dia de la Mujer por una conquista feminista, hace bien reconocer el papel que nosotras desempeñamos en la sociedad, en el hogar y en la família, sin que con ello disminuyamos el papel del hombre y el 'genio masculino' que necesita también la sociedad; porque fuimos creados hombre y mujer a imagen y semejanza de Dios, una unidad de dos seres, uno que completa al otro para ser los dos la naturaleza humana entera.

Pero sabemos que el pecado afectó esta unidad de los dos y oscureció su dignidad, se alejaron de Dios y con este dramático acontecimiento el mundo perdió su sentido original. Desde entonces, el sentido de superioridad aparece en uno o en otro, hombre o mujer como uma amenaza reciproca y una dificultad para su unidad y felicidad.

Particularmente, no me gusta celebrar este día por la tendencia ideológica que tiene por detrás. Pienso que en la búsqueda de la igualdad el hombre se ve como disminuido, hecho a un lado, como si no importara, o importara menos.

Tampoco creo que necesitemos de un día al año para sentirnos importantes, sin embargo, ya que existe, puede usare con provecho para reconocer las aportaciones que uno u otro pueden hacer para la construcción de una civilización más justa y fraterna.

Desgraciadamente, en el intento de defender a la mujer, las feministas han querido igualarse al hombre y vivir de acuerdo a una forma de ser erróneamente masculina y a veces hasta 'machista', por ejemplo, se niegan a la maternidad, a dar la vida y a cuidar de sus hijos, quieren una vida libertina en el campo sexual y sin responsabilidades como erradamente muchos hombres ya lo han hecho.

Es como querer pagar con la misma moneda errores del pasado a diferentes personas en el presente, fruto de alguna situación de abuso emocional y física no resuelta que carga heridas, resentimientos y rabia. Y lo que es peor, promueven el asesinato de sus propios hijos en aras de una supuesta autonomía sobre sus cuerpos.

Es absolutamente evidente que, el cuerpo del bebé no es el cuerpo de la madre, si no, estaríamos hablando de una mutilación cuando él nace; es un ser independiente, con otro grupo sanguíneo, con características totalmente ajenas a la progenitora.

Ciertamente hay muchos errores en estas concepciones y faltas gravísimas en el uso de la libertad, como lo es el infanticidio del hijo de las entrañas que, antes bien, debería ser amado y deseado por ser carne de su carne y sangre de su sangre, !qué crimen más horrendo y desigual es el aborto!!! pues el bebé no tiene la mínima posibilidad de defenderse, y esto es promovido y defendido por los supuestos derechos de la mujer, esto es lo que en realidad se quiere celebrar el dia de la mujer, el dia de su libertad y de sus supuestos derechos, pues no existe el derecho al aborto, es por eso que no me gusta conmemorar el dia de la mujer.

Estamos conscientes de que muchos hombres han dañado en lo más profundo el corazón y el interior de algunas mujeres, sin embargo, estos son problemas aislados, no podemos generalizar diciendo que todos los hombres son iguales en las formas de tratar a las damas, ciertamente los hay unos más brutos que otros como también hay unos más caballeros que otros, pero los daños psicológicos, espirituales y morales que esta clase de hombres han hecho a ciertas mujeres, inclusive algunos han sido sus mismos progenitores, son sin duda condenables y reprochables, no sólo por nosotras las mujeres sino también por los hombres, pues el daño que se le hace a una persona sea hombre o mujer es intolerable, en esto también me gustaría aclarar esa cuestión del feminicidio, matar a una mujer es reprobable, pero también lo es matar a un varón, sea por cualquier motivo, la vida de una persona del sexo que sea, vale mucho y debemos velar por ella pues su valor no depende del sexo sino por el hecho de ser persona, y aqui podríamos decir que muchas mujeres que defienden el aborto han sido feminicidas!! porque han matado dentro de sus propios vientres a muchas niñas!! Qué incoherencia!

Ahora respecto a la igualdad, podríamos decir que en sentido estricto, no deberíamos defenderla, porque hombres y mujeres no somos iguales, tenemos diferencias que nos complementan pero también tenemos otras que nos hacen acreedoras a derechos diferentes por ejemplo, las mujeres necesitamos un tiempo y cuidado especial durante la gestación, en el parto y después del parto algo que los hombres no necesitan de igual manera, lo necesitan para cuidar de sus esposas e hijos pero no la atención médica y otras más que ellas, a causa de sus bebés y de la situación especial de cuidado con la salud, si requieren obligatoriamente. Entonces, no caigamos en estas armadillas.

Aprovecharé la conquista de las feministas para resaltar lo que la esencia de la mujer tiene de bello cuando se deja conduzir por la Voluntad de Dios.

La mujer en su esencia busca donarse al otro, esto surge de manera natural al ser potencialmente madre y lo hace aún mejor y más fácilmente cuando físicamente se convierte en una de ellas; se entrega toda para el cuidado del otro, para atenderlo, defenderlo y calmar sus necesidades, no importa lo que le cueste, a cambio entrega su tiempo, su esfuerzo, su salud, sus realizaciones, su vida… ella está dispuesta a darlo todo. Percibe el dolor ajeno, escucha, compreende, busca soluciones y se dispone a ayudar.

Tiene además un sentido de lo espiritual que la lleva a tocar el Cielo y por eso sus súplicas son escuchadas, porque palpa fácilmente lo sobrenatural, la existencia de Dios, su bondad, su misericordia… ella abre su corazón al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo para mostrar sus necesidades y decir cómo la mujer cananea en los evangelios ante el aparente desprecio de Jesús por no ser de origen judío advirtiéndole que “no está bien quitarle el pan a los hijos para dárselo a los perritos”, a lo que ella responde insistente: “También los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus dueños”, esa osadía le viene porque para las mujeres no hay límites ni barreras cuando se proponen conseguir algo, sobre todo si es para los que más ama. No en vano fueron ellas los primeros testigos de la Resurrección del Senhor, por su facilidad y docilidad para creer en las cosas de Dios. Sabe rezar ya sea arrodillada en un templo o desde la cocina lavando trastes, en el camión, o manejando al llevar a sus hijos a la escuela.

La mujer juega un papel importantísimo en la família, su presencia es insustituible, siendo uno de los pilares que sostiene el hogar por ser la gestadora y dadora de la vida, por la misión que Dios le encomendó para cuidarla, educarla y ayudarla a crecer, poner los cimientos en lo que serán las catedrales de la sociedad: los niños y adolescentes. Es ella junto al padre, quienes darán la seguridad e equilibrio a los hijos para transformarse en hombres de bien.

La mujer consigue ver la necesidad del otro que nadie ve, a veces la intuye y generalmente acierta, ella con claridad lo desvela e hace de todo para ayudar, invirtiendo tiempo, gastando energias, mobilizando personas, accionando actitudes… fue por esta característica femenina que la Virgen Maria en la bodas de Caná vió que faltaba vino en la fiesta, sólo ella es capaz de ver lo que el hombre no ve, lo que aparentemente está oculto o resulta imperceptible a los menos sensibles o a los distraídos en otras cosas.

Ella es capaz de descubrir un rostro triste en medio de una multitud, e intenta saber el porqué para alegrarlo. Es sin duda una maravilla, desempeña multifunciones, sobre todo en el hogar, es la enfermera, cocinera, profesora, dentista, curandera, costurera, psicóloga, consejera, gerente, directora de empresa, administradora, secretaria, estilista, chofer, etc., sabe de ofertas, de mejores lugares para comprar, de productos de calidad, economiza y se da sus mañas para resolver todo lo que le sea posible e intenta saber cuando no sabe.

Una mujer de verdad, sabe cuando callar pero también cuando se debe hablar. Sabe de detalles, desde el niño que necesita cambio de pañal, o el hijo que ya no tiene uniforme limpio, del esposo que está necesitando un corte de pelo o un traje nuevo hasta la hija adolescente que necesita un consejo amoroso.

Realmente creo que Dios le dió a la mujer una tarea difícil, aunque es cierto que también la dotó con una especie de superpoderes para cumplir su misión. Sin embargo, aún es incomprendida por el sexo complementario en cuanto a sus sentimientos, sus fluctuantes cambios hormonales dictados no por ella sino impuestos por la naturaleza, aún le hacen falta muchos mimos y chiqueos que le sirvan como combustible para llevar la pesada carga que le fue confiada. Creo que en esto aún muchos varones no lo entienden. Yo opino distinto del dicho que dice que “A la mujer no hay que comprenderla sino amarla“, y creo que si el hombre comprendiera la difícil carga que lleva, la amaria aún más. A diferencia de él, la mujer que atiende bien su casa y su família, no recibirá ningún ascenso profesional (a no ser al Cielo), no tendrá derecho a pensionarse del hogar sino a cargar para siempre la hermosa labor de rezar y preocuparse por sus hijos hasta la eternidad.

En este dia en que celebramos a la mujer, quiero pedir perdón en nombre de aquellos hombres que no se atrevem ni se atreverán nunca a hacerlo pero que cometieron daños graves física, psicológica o moralmente a alguna mujer y que tal vez ha provocando un resentimiento o rabia contenida durante años y se lo han guardado y padecido interiormente, les pido perdón y les digo que fueron creadas por amor y que el mejor caballero que ha tenido la historia, quien le devolvió su lugar original en la creación restableciendo su dignidad a pesar de las costumbres de la época y la rescató de la mayor opresión que existe, que es la del pecado, dando su vida por ella y por todos; el eterno enamorado: Nuestro Señor Jesucristo. Quien le dió la más alta dignidad que se le puede dar a una criatura, se la dió a una mujer haciéndola su madre, la Virgen Santísima, a quien hizo también madre de todos los hijos de Dios.

Quiero reconocer también en este dia y celebrar con gusto, a todas las mujeres que silenciosamente cumplen su papel de madres, esposas, hijas, hermanas… transformando la sociedad con su especial “genio femenino” en lo oculto de sus hogares, de sus lugares de trabajo, con una entrega tal que sólo Dios es capaz de reconocer porque conoce lo que está en lo más íntimo de sus corazones y porque es el único que sabe medir el esfuerzo que cada una da en el cumplimiento de su misión.

Felicidades a todas estas mujeres que harán parte de la transformación de la sociedad y de la Iglesia, que llenarán el Cielo con los hijos que les fueron confiados. ¡Muchas felicidades!

[ D'Vox ]

____

Rebeca Eugenia Vázquez Vera es mexicana, reside en Brasil, madre de 10 hijos, pedagoga y activista profamilia.

La imagen es un fragmento de 'Serie Eden - La Rosa de Dante', del chino Kexin Di, 2004; colección particular.

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: