Sara Winter y el feminismo

 

El Salvador | Este año coincidió la celebración del Día Internacional de la Mujer con la llegada Sara Winter a El Salvador. Sara fue fundadora en Brasil del grupo feminista radical más famoso, 'Femen', del que fue activista durante años.

 

Al salir embarazada, se provocó un aborto, porque eso era lo que se esperaba de ella siendo la cara del movimiento que lo promueve como un supuesto 'derecho' de la mujer. Ahora se ha convertido en ardua defensora del derecho a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural, y de la familia.

 

¿Qué la hizo cambiar? ¿Por qué ese cambio tan radical?

 

Sara cuenta que ella creció en un hogar donde fue abusada por su hermano, drogadicto. A los 16 años de edad se vio obligada a irse a vivir la calle y prostituirse para sostenerse. Luego de una violación por uno de los 'clientes' y quedar muy dañada, a los 19 años conoció el movimiento feminista, el cual le atrajo mucho porque se lo presentaron como la mejor forma para defender los derechos de la mujer.

 

Relata que fue llevada a Ucrania donde fue entrenada con técnicas como el 'sextremismo' donde salen a las calles mostrando su cuerpo desnudo, pintado con mensajes feministas como una herramienta mediáticamente muy exitosa.

 

Estuvo al frente del movimiento durante 5 años. Dice que fue adiestrada por militantes de la ex Unión Soviética, en desarrollar un "plan de conquista psicológica”. Afirma que “Las feministas no están interesadas en cambiar la vida de la mujer sino en un proyecto político y en ganar más dinero”, es decir que hay grandes intereses económicos involucrados en esta agenda.

 

Después de todo lo que sufrió con su aborto y de ser abandonada por sus compañeras cuando pensó que moriría desangrada, Sara comenzó a tener dudas sobre lo que estaba haciendo con su vida y realizó que todo el ruido que hacía no le ayudaba en nada a las mujeres.

 

Cuando en su país comenzaron con una campaña para castigar mas fuertemente a los violadores y en darles castración química a los pedófilos, Sara no entendía por qué sus compañeras feministas estaban en contra de estas iniciativas que a ella le parecían buenas. Comprendió que al acabarse los violadores, se termina su discurso y uno de sus pretextos más importante para legalizar la industria del aborto. Hoy es una activista provida convicta.

 

Sara ha expuesto los intereses políticos y económicos que hay detrás de la injerencia internacional que presiona a nuestros países, para, además de manipular la verdad, comprar voluntades y así avanzar con su agenda de adoctrinamiento peligroso de niños y adolescentes, a través de lo que llaman "educación sexual".

 

Sara ha explicado cómo y porqué quieren destruir la familia con falacias como la 'salud reproductiva', que mas bien es antisalud y antireproducción; así como con el negocio de los anticonceptivos, abortos, esterilizaciones, medicamentos para enfermedades de transmisión sexual, hormonas y operaciones para 'cambios de sexo'.

 

El feminismo radical odia y pretende destruir la esencia femenina, la maternidad y la familia. Sara dice que ahora sí siente que está contribuyendo a cambiar el mundo de las mujeres. Siempre hay tiempo para retomar el curso.

 

[ D'Vox ]

____

Julia Regina de Cardenal es salvadoreña, madre de familia, cantautora, formada en Artes Plásticas, maestra en Asesoramiento Educativo Familiar, presidente de la Fundación Sí a la Vida.

 

 

 

Please reload

24 expresidentes repudian la interve...

Como se não tivesse havido eleição e...

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: