Los usurpadores y la violencia contra las mujeres en Venezuela

 

Venezuela | En Venezuela, mi país, el Día de la Mujer es una fecha para conmemorar desde el agradecimiento las luchas que nuestras antecesoras libraron y lo que lograron, que se traduce en el derecho a la educación, el derecho a votar, así como la libertad y la igualdad, hoy lamentablemente mermados por una situación muy compleja de usurpación de facto y de emergencia humanitaria.

 

Tenemos la cifra más altas en la región en mortalidad materna, de embarazo en adolescentes y una creciente violencia contra las mujeres, presentándose al día de hoy, en promedio, un femicidio por día.

 

Hablar de la mujer y sus derechos en Venezuela es hablar del fracaso en políticas públicas de quienes hoy usurpan el poder, y que son promotores de un machismo de Estado, pues existe impunidad en el 98% de los casos de violencia contra la mujer.

 

Los usurpadores usan una narrativa pretendidamente 'feminista' para ocultar una sistemática y permanente violación a los derechos políticos de todos los ciudadanos, y de forma particular, de las mujeres.

 

Violan el derecho de opinión de diputadas, dirigentes, periodistas, defensoras de derechos humanos, violan nuestra inmunidad parlamentaria y ejercen un odioso acoso mediante grupos armados afectos al régimen.

 

Tenemos un ministerio de la mujer que es no es más que un cascarón vacío, incapaz de generar políticas públicas eficientes que aminoren la impunidad y obtengan justicia en casos como el de Linda Loaiza, símbolo de anhelo de justicia, víctima de feminicidio en grado de frustración cuyo agresor no pagó la correspondiente pena.

 

Miles de mujeres han abandonando aulas de clases y espacios de formación intelectual, que les harían más capaces y competitivas, por la gravísima situación económica que atravesamos y que afecta sus núcleos familiares.

 

Las mujeres en edades de 17 a 24 años no están recibiendo ningún tipo de educación formal. Hecho alarmante que revela que la educación en estas edades es ya en mi país un privilegio de pocos.

 

Nuestra tarea es resistir y continuar en esta lucha. Lograr que nuestros derechos sean restituidos y avanzar para alcanzar mejores condiciones de vida y de institucionalidad, recuperar el derecho efectivo a votar y elegir libremente nuestras autoridades.

 

Tenemos que alcanzar una reforma eficiente de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia que garantice protección a las mujeres candidatas y a las electas. A través de la transversalización de la Propuesta Nacional de Plan País debemos construir un buen gobierno, políticas publicas de desarrollo sostenible y legitimidad en la toma de decisiones.

 

Estos asuntos no son exclusivos de hombres o de mujeres, ni de la izquierda o la derecha, se trata de elementos de una agenda de unidad nacional, en el que, sí, se puede y se debe visibilizar cada vez más a las mujeres, que son la mitad de la población.

 

Venezuela va a cambiar y nos espera una etapa de recuperación social importantísima y ahí las mujeres seremos, como hasta ahora, protagonistas de los cambios urgentes que el país demanda.

 

[ D'Vox ]

____

Liz Carolina Jaramillo de Miranda es venezolana, diputada de la Asamblea Nacional, miembro de la subcomisión legislativa de Mujer e Igualdad de Género.

 

La imagen es 'La Espera', del venezolano Héctor Poleo, 1948; colección particular.

 

 

 

Please reload

Quando o remédio vira veneno

Gobierno y partido oficial hacia el...

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: