Morena: el dinero, la marca y el riesgo del naufragio

25.01.2020

 

Mochila Política 102 | La disputa por Morena entra a su fase de definición en varios niveles:

 

Es un pleito por dinero. El presupuesto autorizado por la autoridad electoral para el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) este año es de mil 653 millones de pesos.

 

Es un pleito por una marca con un solo producto: López Obrador. La transición de movimiento a partido sigue sin definirse y en muchas entidades Morena no tiene estructura.

 

Es un pleito por la sucesión de López Obrador: quien controle Morena definirá los candidatos para las elecciones federales de 2021 en las que se renovarán la Cámara de Diputados; 15 gobiernos estatales; 29 congresos locales y cerca de 2 mil ayuntamientos.

 

Los tiempos apremian, pues restan ocho meses (hasta septiembre) para el inicio legal del proceso federal del próximo año.

 

Por eso las posiciones se han enconado nuevamente y la fecha del siguiente round quedó marcada: domingo 26 de enero.

 

Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional e Morena convocó ese día a un Congreso Nacional Extraordinario para definir la permanencia de la actual dirigencia nacional encabezada por Yeidckol Polevnsky, secretaria general del partido en funciones de presidente desde noviembre de 2017.

 

Buscarían implementar una dirigencia interina.

 

El punto es que en los estatutos de Morena no existe la figura de “dirigencia interina”.

 

Pero el asunto –más allá de los recursos legales que pudieran presentarse e influir en el tiempo de resolución de los pleitos- implica directamente al gobierno del presidente López Obrador, lo cual pone una complicación más al tema.

 

Para hacer un poco de historia reciente. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) mandó a Morena a actualizar su padrón de militantes e iniciar la reafiliación, antes de hacer cualquier otro movimiento interno.

 

Públicamente, Polevnsky ha denunciado que esos padrones los tiene bajo control Gabriel García Hernández quien es coordinador de los súperdelegados estatales del gobierno federal y que analiza la posibilidad de interponer una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública por el mal uso de esos padrones.

 

Es decir, el real control de Morena está en la Presidencia de la República.

 

La amenaza de Polevnsky va dirigida al corazón del gobierno de López Obrador: la corrupción.

 

Además, la actual dirigente se ha burlado públicamente de sus enemigos, por dos razones.

 

La primera, porque el presupuesto aprobado por el Instituto Nacional Electoral para Morena es de mil 653 millones de pesos, y la segunda es que ella, en su calidad de dirigente, renunció al 75 por ciento de ese financiamiento.

 

“El interés es el dinero; eso se muestra muy claro. Por eso tienen tanta prisa y tanta urgencia (en sacarme). Ganamos la Presidencia sin tener tanto dinero… ¿para qué quieren tanto dinero?”, ha dicho.

 

Una marca sin estructura

 

Al no tener estructura, el control de Morena se convierte prácticamente en el control y asignación de las candidaturas para 2021. Se trata una marca que fue muy exitosa en 2018 por la aparición de López Obrador en las boletas y la inercia le permitió triunfos en 2019.

 

Hay estados en donde Morena no tiene estructura: Durango, Jalisco, Quintana Roo, Sinaloa y Tlaxcala. En estas dos últimas entidades habrá elección para gobernador en 2021.

 

Si Morena no cumple los procesos legales para elegir a esos dirigentes estatales, entonces será el dirigente nacional del partido quien tenga facultad para designarlos.

 

Así las cosas, si el domingo 26 de enero Bertha Luján y su grupo (Héctor Díaz Polanco, Martí Batrés, Claudia Sheinbaum, Irma Eréndira Sandoval, John Ackerman, entre otros) imponen su voluntad, entonces Polevnsky podrá recurrir legalmente el asunto al Trife.

 

Yeidckol Polevnsky tiene como aliados a algunos dirigentes estatales, como el de Querétaro y Puebla, al gobernador de esta última entidad, Miguel Barbosa y una figura de peso nacional e internacional: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

 

Esa alianza y fortaleza se refleja en la convocatoria del llamado Grupo de Puebla en meses pasados en donde alertaron a una presunta campaña de la ultraderecha en contra de los gobiernos populares en América Latina.

 

El grupo que domine Morena hacia el 2021 se convertirá en el principal aliado de López Obrador… o en su principal opositor.

 

Por historia, afinidad ideológica, pero sobre todo, por obediencia el grupo de Bertha Luján parece el más favorecido por López Obrador.

 

El domingo 26 empieza la cuenta regresiva.

 

[ D'Vox ]

___

Héctor Moreno Valencia es periodista y consultor. Trabajó en la agencia Notimex y en el Grupo Reforma donde de fundó el diario Mural. Es autor coautor de Sangre de Mayo - El homicidio del Cardenal Posadas y editor del servicio de análisis Mochila Política *.

 

Please reload

Quando o remédio vira veneno

Gobierno y partido oficial hacia el...

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: