Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Cinco lecciones del ascenso de Vox para los latinoamericanos

 

Santiago Abascal es hoy un importante referente de la política española. Su partido Vox ha conseguido consolidarse en apenas unos pocos años como la tercer fuerza política del país con cincuenta y dos escaños en el Congreso de los Diputados. Esta gesta política gana mayor relieve si se toma en cuenta el contexto tan adverso a través del cual Abascal y Vox han ido escalando y conquistando espacio.

 

Hasta el 2018 Abascal y los de Vox eran  un partido marginal y sistemáticamente estigmatizados por medios de comunicación y los analistas por su permanente denuncia al consenso progresista, la ideología de género o la migración ilegal. En España, donde no había diferencias sustanciales en las políticas que implementaban la izquierda o la derecha y donde los debates sobre el aborto, la eutanasia o la ideología de género se creían concluídos, el éxito de Vox tiene su mérito.

 

En Latinoamérica emergen también nuevos proyectos políticos que reivindican la agenda provida y profamilia, que denuncian la ideología de género y las políticas progresistas de la izquierda y que, al igual que Vox, padecen de la censura y de la imposición de etiquetas: 'ultraderecha', 'retrógrados', 'fanáticos'. Estos proyectos se incuban al interior de viejos partidos como corrientes que buscan hacer valer los principios de doctrina que el centrismo quiere ignorar o lo hacen desde nuevos partidos que aspiran a ofertar una alternativa política más clara en temas identitarios y de valores, en favor de la vida, la familia y las libertades.

 

Para estas iniciativas, la experiencia de Vox podría ser un referente enriquecedor. Presento aquí las cinco lecciones que creo que nos deja la travesía de Vox y de Santiago Abascal.

 

Ser auténticos en la política es rentable

 

 

Ahora como nunca los electores premian la autenticidad en los políticos, podrán estar de acuerdo o no con ellos pero agradecen la claridad de ideas y posiciones porque les permite contrastar y elegir al que mejor les representa, no al que aparenta ser el menos malo. Cuando parece que los políticos huyen a la polarización y la polémica de los temas complejos o ideológicos, el ascenso de Vox demuestra que sostener las convicciones permite conectar con ciudadanos que las comparten y que aún en contextos donde el disenso a la corrección política parece un suicidio, se termina por cosechar éxitos.

 

Los jóvenes quieren participar en la política

 

 

Se equivocan aquellos que afirman que a los jóvenes no les interesa la política y su error ha sido mayor al creer que el futuro de su país les es indiferente. Los jóvenes tienen curiosidad por la política, aman su país y quieren ser partícipes del cambio. Véase el éxito, por ejemplo, de la iniciativa 'Cañas por España'. Vox se dirigió sin complejos a los jóvenes de España y se les presentó como una alternativa auténtica de patriotismo y participación política, no tuvo miedo de integrarles y hacerlos protagonistas del proyecto. Impulsaron sin complejos el patriotismo y hoy son los jóvenes españoles sus más entusiastas promotores.

 

Las mujeres son un activo, no una cuota

 

 

A pesar de que se acusaba a Vox de ser un partido machista por oponerse a las leyes de violencia de género, entre sus principales activos están las mujeres. Rocío Monasterio o Macarena Olona, por mencionar un par, representan la antítesis del feminismo político, han llegado a la política con convicciones que contradicen los postulados del feminismo, no ven en la maternidad una amenaza, ni creen en el dogma del patriarcado opresor. Con fuerte personalidad y elegancia, las mujeres de Vox están derrumbando mitos y demostrando que pueden ir al frente de una opción política con mucho más que un discurso de victimización.

 

La política es una larga travesía.

 

 

Vox ha tenido un ascenso espectacular pero en sus inicios no era significativo en el mapa político español. Aún hoy, siendo la tercer fuerza política en España, son claros al exponer sus propósitos, “queremos tener representantes en el Congreso” dijeron en abril; “queremos ser una fuerte oposición al consenso progresista” dijeron ahora en noviembre. No prometen victorias inalcanzables, van ofreciendo un proceso de largo alcance y eso les ha permitido la mejor fidelización del voto en España. Si no es ahora lo volveremos a intentar, decía Santiago Abascal.

 

Superar la oferta monotemática

 

 

Vox superó la tentación de ser un partido monotemático. Pasó de una agenda ideológica bien definida a una oferta mas transversal que incluía temas como el paro, las pensiones, los impuestos, la seguridad o temas coyunturales como la exhumación de Francisco Franco. Los políticos provida tienen que superar la tentación de limitar su propuesta a la no legalización del aborto o impedir la legalización del matrimonio homosexual. Entre los electores hay emergencias sociales que les son prioritarias y están buscando entre los políticos quienes se hagan cargo de ellas, pueden ser estructurales o de coyuntura pero no deben ser nunca ignoradas. La política monotemática cansa y condiciona y, con el tiempo, fracasa. Conservarse fiel, firme e íntegro en la pauta de valores, sí, pero con una agenda política, económica y social amplia y coherente, esa es la clave.

 

El momento presente es propicio para que en Latinoamérica se desarrollen proyectos políticos alternativos a los dos modelos instalados en la región, el tecnócrata-neoliberal y el socialista-progresista. Vox lo ha logrado en España donde la herencia de Luis Felipe Zapatero lo hacía parecer una apuesta inalcanzable. Veámonos en Vox. En nuestra región tampoco será fácil, pero con la misma constancia y autenticidad será posible.

 

[ D'Vox ]

___

Francisco Manuel Sánchez Jáuregui es politólogo y director de análisis de Cabildex.

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload