Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Las 'verdes', tras los pasos del Guasón

 

La solución para revolver el azúcar que se halla dentro de una taza con café, es tomar una cucharita y moverla por unos segundos. No es recomendable revolver el azúcar utilizando una pala excavadora, por los obvios inconvenientes que se suscitarían. Cuando las soluciones no son proporcionales a los asuntos que las requieren, no solo no se soluciona nada sino que aparecerán serios problemas. La película 'Guasón' (Joker, Todd Phillips, 2019) me sirve para ilustrar lo aquí afirmado.

 

La Izquierda Diario ha elogiado al film recién estrenado sosteniendo que es una crítica certera a la burguesía. Otra cosa no puede esperarse de los amantes de la anarquía. Para ellos siempre es preferible el destroce social como solución contra la caja fuerte de un millonario. La cuestión merece de un mayor desarrollo.

 

[En delante habrá spoilers]

 

¿Quién es el Guasón? Un sujeto con una infancia atormentada, maltratado y abusado. Su madre, al parecer, no estaba en todos sus cabales. Arthur Fleck (más tarde Joker o Guasón) tiene una risa extraña que revela inconvenientes de personalidad. Sufre burlas en su vida. Frente a lo anterior es lógico que crezca y viva lleno de resentimiento y odio, con una faz afectiva demolida. ¿Qué caminos adopta Arthur Fleck frente a sus problemas? Ante la burla de un periodista recurre a dispararle un tiro en la frente en pleno programa televisivo, rematándolo con dos tiros más antes de retirarse del canal. Frente a un comentario realizado por un excompañero de trabajo, como no le gustó lo dicho, le clava una tijera en su cuello y le revienta la cabeza a golpes. Al enterarse de lo que decía el informe médico de su mamá, procede a ahogarla con una almohada hasta matarla. Conociendo que fue abusado de niño, se venga matando a una joven vecina y a su niña. A una profesional encargada de tratarlo, la asesina. Joker tiene deleite en hacer el mal, encuentra el él no solo alegría sino que su conciencia está anestesiada. Arthur es un psicópata. Es decir, estamos frente a un ser plenamente consciente de lo que hace, que pretende “solucionar” sus problemas (¡reales, sin duda!), recurriendo al asesinato para desahogar su resentimiento. Pero ahí no queda la cuestión: ¡la película presenta a una parte de la sociedad apoyando las fechorías del Guasón, festejándolo, y acompañando sus medidas homicidas! Diríase con toda propiedad que exaltan como solución a la ideología anarquista en grado elevado.

 

Sobre la psicopatía, cito lo que ha dicho un experto en el tema, el Dr. Vicente Garrido, en su obra El Psicópata (Un Camaleón en la Sociedad Actual): “muchas personas son psicópatas y no se dedican al crimen. Viven en nuestra escalera, son nuestros maridos o amantes, nuestros hijos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros políticos. Es vital comprender este hecho, darse cuenta de la magnitud del problema (…); están especialmente preparados para desoír las necesidades de los demás, dado que son capaces de dañar y maltratar sin reparar en nada, constituyen uno de los mayores desafíos que tiene la humanidad del siglo XXI (…). Resulta igualmente importante recordar que el medio social que entre todos levantamos para vivir nosotros y nuestros hijos puede ser de vital importancia para inhibir de forma relevante este fenómeno, o bien para fomentarlo, para construir lo que algunos autores han llamado una ‘sociedad psicopática’ (…). Asistimos al mismo resultado: el mayor de los desprecios por la vida humana, (…) un abandono de la dignidad que poseemos como seres humanos".

 

Y el autor español concluye que el psicópata camaleón “representa la sociedad hedónica, sin ataduras ni responsabilidad, cuyas metas acaban y empiezan en beneficio personal (…). El rito de convertirse en adulto se vertebra en nuestra sociedad cuando se demuestra autonomía económica. El problema es cuando para alcanzar ese estado no importan los medios a utilizar. Ésta es una trayectoria suicida (…). El deseo de lograr un bienestar material a toda costa ha provocado la erosión de la agencia socializadora por excelencia, la familia, y con ello el descrédito de virtudes sociales como la honestidad, la reciprocidad y el compromiso”.

 

Lo del Joker invita a una analogía, pues otro tanto estamos viendo en las sociedades modernas, tanto de mano de poderosos psicópatas como también de grupos que apoyan medidas espantosas. Por eso en cierto modo van tras los pasos del Guasón, llegando, no en ficción sino en realidad, muchísimo más lejos que él. Si hay mujeres que han vivenciado de pequeñas problemas existenciales, la solución radicará en medidas proporcionales a los daños vividos, y no, por ejemplo, en sumar a la vida nuevas torturas. Nada solucionarán para sus vidas proclamando al aborto como un bien para ellas. Es un horror ver grupos pidiendo a gritos por la muerte de los más pequeños, y horroroso también ver cómo festejan al enterarse de los abortos que otros realizan. Celebrantes de asesinatos que invitan a “desayunar feto”, y, más recientemente, invitan a comer bebés. El feminismo no es la solución a nada, es una ideología que abre puertas a la sinrazón.

 

Investigando un poco más sobre el personaje de ficción, me encuentro con esto: “a lo largo de los años, ha ido volviéndose más oscuro a tal grado de ser capaz de asesinar niños indefensos, como es descrito en la película The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008) donde lo único que busca es ver arder el mundo”. Como sabemos sobradamente, los del bando abortista no temen en dar muerte a niños en el vientre de la madre, y una de las banderas feministas es ver arder iglesias. Demuestran un espíritu muy oscuro y concretamente destructivo. Se agrega: “con una extraña apariencia inspirada en el comodín de la baraja de póquer que anunciaba mediáticamente sus próximos crímenes a fin de causar terror y luego dejaba naipes en la escena del crimen (los primeros crímenes consistían en asesinar y dejar a sus víctimas sonriendo)”. Los medios de comunicación abortistas anuncian el aborto pero intentando hacer creer que es algo muy bueno, y tanto los anunciantes como los practicantes, con cara de póker, no temen contarle a la mujer que, quien practica un aborto, luego quedará sonriendo.

 

Añadamos otra información sobre Joker: “La imagen original fue la de un brillante criminal psicópata con tendencias al sadismo, atormentando a gente inocente y cometiendo crímenes curiosos y brutalmente inhumanos. Es la representación preclara del caos”. El aborto en sí es un crimen brutalmente inhumano. Otro dato: “Sus víctimas incluyen a hombres, mujeres, niños, e incluso sus compañeros y amigos, tampoco tiene límites.” Y un detalle del Guasón: “su pelo es de color verde”. Sabemos que las feministas se han hecho amantes del color verde al que le han dado una significación criminal; para ellas verde es igual a aborto, de ahí el color de su trapo, o, directamente, se pintarrajean de verdes.

 

Las hordas femiguasónicas y sus jefes quieren imponer con fingida sonrisa el reino de las tinieblas, por eso también es significativo que hasta se enmascaran o tapan con pañuelos. La luz no usa máscaras, por eso aquí colaboramos con las desenmascaradas.

 

[ D'Vox ]

___

Tomás González Pondal es abogado, profesor de lógica y escritor, autor de más de una decena de libros, vive en Argentina.

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload