Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

El feminismo radical es más que violencia

 

"Hasta ahora hemos atacado a la familia en un doble frente, poniendo en entredicho aquello en torno a lo cual está organizada: la reproducción de la especie por parte de las hembras y su consecuencia, la dependencia física de mujeres y niños. La eliminación de estos elementos equivaldría a la destrucción de la familia, que es quien nutre la psicología del poder. Sin embargo, en nuestra labor destructiva iremos aún más allá".

 

Shulamith Firestone, 1970.

 

Las marchas proaborto del sábado pasado dejaron a su paso daños en edificios, monumentos y templos católicos en muchas ciudades del país. En Guadalajara una valla humana impidió a las feministas radicales acercarse a la Catedral. En la Ciudad de México hubo personas lesionadas por el contingentes de mujeres con pañuelos verdes.

 

Este radicalismo es apenas una expresión superficial del  programa político que está en la base del feminismo y que pretende destruir la raíz de nuestra civilización. Sería un error no advertir que detrás de toda esta barbarie hay ideas políticas que progresivamente se instalan en nuestra cultura y van ganando espacio de forma sutil en la agenda pública y la vida social. Se equivoca quien reduce estas manifestaciones a niñas violentas y caprichosas, motivadas por modas infumables. Estas marchas son, claro está, el aterrizaje de ideas demoledoras que se han venido gestando por años.

 

Shulamith Firestone fue una activista y escritora canadiense, fundadora de grupos feministas radicales y una de las referentes más importantes de la llamada "segunda ola" del feminismo. En 1970, publicó uno de los libros más influyentes en el movimiento, 'La Dialéctica del Sexo', cuyas ideas se encuentran en la médula de las movilizaciones proaborto que se están realizando en distintas ciudades de México. Firestone murió en 2012 luego de una larga batalla contra la esquizofrenia.

 

En ese libro propone una agenda política al movimiento feminista para construir un sistema alternativo a la hegemonía del "patriarcado opresor". La autora hace una síntesis de la lucha de clases de Engels y Marx con el psicoanálisis de Sigmund Freud para proponer una revolución de clases sexuales.

 

Firestone plantea en su programa “la liberación de las mujeres de la tiranía de su biología reproductiva por todos los medios disponibles y la ampliación de la función reproductora y educadora a toda la sociedad globalmente considerada, tanto hombres como mujeres”.  Es decir, el aborto como máxima expresión de esta liberación, la maternidad subrogada y la adopción de menores por parejas homosexuales como ampliación de la función reproductora y educadora a toda la sociedad.

 

También propone “la plena auto-determinación, incluyendo la independencia económica, tanto de las mujeres como de los niños”. La independencia económica de mujeres y niños se haría a través de la redistribución de la riqueza por parte del Estado socialista. Apenas, hace unos meses, el diputado Porfirio Muñoz Ledo presentó una iniciativa para incorporar este concepto de la plena autodeterminación en la Constitución y es que Muñoz Ledo es ahora un feministo deconstruido. De la misma manera, las dádivas gubernamentales a jóvenes que no estudian ni trabajan parecieran tener como objetivo esta supuesta independencia económica.

 

Por si fuera poco, Firestone, también defiende “la Libertad de todas las mujeres y niños para hacer cuanto deseen sexualmente”. ¿Le suena este concepto de los derechos sexuales y reproductivos que se promueven casi específicamente para la mujer, los jóvenes y adolescentes y niños?

 

Una de las conclusiones mas polémicas de Firestone, por no decir perversa, es aquella en la que afirma que:

 

“Hemos reemplazado la psicológicamente destructiva ‘paternidad’ de uno o dos adultos arbitrarios (papá y mamá), por la difusión de la responsabilidad del cuidado físico (de los niños) sobre un gran número de personas (el Estado)” y luego anuncia su modelo de convivencia concluyendo que ”al carecer del tabú del incesto, dentro de pocas generaciones los adultos podrían retornar a una sexualidad polifórmica... las relaciones con los niños incluirán la cantidad de sexualidad genital de que el niño fuera capaz -probablemente bastante más de lo que creemos en la actualidad -, pero al no ser ya el aspecto genital del sexo el foco central de la relación, la falta de orgasmo no supondría un problema grave. Los tabúes sexuales adulto/niño y homosexuales desaparecerían, así como la amistad no sexual.”

 

Repito. Si creemos que el feminismo radical es sólo un movimiento de protesta, al que ocasionalmente le desborda la violencia por sus miembros más extremistas y que no tiene impacto en la agenda política o cultural estamos haciendo un diagnóstico equivocado. Los postulados del feminismo radical están avanzando en la legislación y en las políticas públicas de forma abirta o discreta pero siempre eficaz y esto influye en la cultura.

 

No tenga duda, van por nuestros hijos. Los dardos están siendo lanzados y el feminismo radical no parará hasta cumplir su propósito, destruir a la Familia, último baluarte frente a la deshumanización.

 

[ D'Vox ]

___

Francisco Manuel Sánchez Jáuregui es politólogo y director de análisis de Cabildex.

 

Please reload

Abascal, un hombre de diálogo y conv...

Los jesuitas mexicanos dan 'hono...

El expresidente de Uruguay, José Alberto Mujica Cordano, está en México y allí recibió del sistema educativo de los jesuitas de ese país el título de...

1/15
Please reload