Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

No, la derrota de Macri no es mi culpa

22.08.2019

 

Mauricio Macri perdió las elecciones primarias (PASO) del domingo 11 de agosto gracias a su ineptitud y a su inmoralidad; gracias a la especulación inescrupulosa de Marcos Peña y de Durán Barba, coincidentes en eso, la falta de escrúpulos.

 

La elección la perdieron Macri y Peña, que fueron los primeros en descreer que podía haber un cambio de verdad.

 

Macri la perdió a los 6 meses de ser gobierno, cuando se dedicó a gobernar para aquellos que nunca, haga lo que haga, lo van a votar.

 

La perdió con el falso discurso, con el gradualismo, con el desempleo y las quiebras.

 

La perdió con la cobardía, con la justicia politiquera, con la historia fayuta, cuando decidió continuar la destrucción de las Fuerzas Armadas; la perdió con los héroes militares que siguen muriendo en las cárceles, con la payasada circense de honrar a los terroristas, y cuando abandonó la causa Malvinas.

 

La perdió cuando se volvió común echarse atrás en decisiones tomadas y comunicadas, cuando respaldó el escándalo de adoctrinar a los niños, la perdió cuando en apenas 18 meses traicionó lisa y llanamente una promesa solemne hecha en un Congreso Eucarístico.

 

La perdió cuando promovió el aborto junto a sus principales funcionarios, cuando quiso modificar el Código Penal, cuando comenzó a liderar junto a Canadá la instauración de una agenda global envenenada con ideología de género.

 

La perdió cuando a sus votantes les cambió la esperanza por el miedo.

 

La perdió porque no es hombre confiable, porque no tiene palabra; porque no sabe comunicar, no tiene empatía.

 

La perdió porque pensó que bastaba con dejar a los Kirchner enfrente.

 

La perdió porque no creyó que podía haber un cambió, e hizo, sí, casi lo mismo en muchos terrenos.

 

Querido lector, no soy un derrotista. Tampoco lo son mis compañeros de ideales. No nos enrostre fracasos que no son nuestros.

 

Nosotros solo creemos que es posible un país nuevo.

 

Nosotros estaremos en el ruedo, en la batalla, desoiremos las voces que nos recomiendan quedarnos en países ajenos, porque en crisis morales los jóvenes "en quienes el tiempo no ha marchitado aún los impulsos de la humana naturaleza" tienden a sacarse la modorra, contagiada de los viejos pragmáticos y acomodaticios a la moral del momento, para pelearla desde cero.

 

Nosotros vamos a poner el cuero, porque antes nos sobraron globos y nos faltó valor.

 

¡Arriba! Es hora de laburar, afuera los miedos.

 

[ D'Vox ]

___

Diego Amante es argentino, profesor de filosofía en la Provincia de Salta, y socio fundador de Criollo, una empresa de cría de caballos.

 

Please reload

Del fracaso electoral a la restaurac...

Cinco lecciones del ascenso de Vox p...

1/15
Please reload