Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

He aquí que Dios yace por tierra

19.04.2019

 

La muerte del Justo. Especificamente de éste Justo mudó la Historia de la humanidad. Hay un antes y un después de Cristo, se cra o no en Él. Se le tenga por un farsante o se reconozca como Dios.

 

Su muerte ha sido solemnemente llorada y cantada por el poeta francés Paul Claudel en 'Via Crucis', publicado en Paris, en 1911. Aquí reproducimos hoy, en que millones de cristianos celebran los misterios de esa Pascua en tres dias vividos como uno. Al pie del la Cruz y del Sepulcro.

 

La traducción primorosa es del político e intelectual mexicano Efraín González Luna, realizada en Guadalajara, México, en 1972. La imagen que abre estas líneas es 'Ecce Homo', de Georges Rouault, 1952, Museos Vaticanos.

 

 

"He aquí que Dios

No está ya con nosotros

Yace por tierra

 

La jauría amontonada

Se le ha prendido a la garganta

Como si fuera un ciervo

¡Pero has venido, Señor!

¡Estás realmente con nosotros!

 

Se han sentado encima de tí

Te hunden la rodilla en el corazón

Esta mano que el verdugo retuerce

Es la diestra del Omnipotente

Han ligado al Cordero por los pies

Han atacado al Omnipotente

Marcan con tiza sobre la cruz su altura

Y su envergadura

Y cuando van a gustar nuestros clavos

Vamos a ver su rostro

 

Hijo eterno

Cuyo limite es tu sola infinitud

¡Helo aquí, pues, con nosotros

Este lugar estrecho que habías ansiado!

He aquí a Elias que se tiende sobre el muerto

Cuan largo es.

 

He aquí el trono de David

Y la gloria de Salomón

¡He aquí el lecho de nuestro amor contigo

Recio y Duro!

 

Es difícil a un Dios

Hacerse a nuestra medida

Estiran los verdugos

Y el cuerpo medio dislocado cruje y grita

Está arqueado, como cuba sobrecargada

Espantosamente tallado en carne viva

A fin de que sea justificado el Profeta

Que lo predijo en estas palabras:

'Han taladrado mis manos y mis pies

Y se pueden contar mis huesos'

 

Estás preso, Señor

Y no puedes escaparte

Estás clavado de pies y manos sobre la cruz [...]

Me basta este Dios

Pendiente de cuatro clavos.

 

[...]

 

Estás solo, como Adán

Cuando estaba solo en el Eden

Estás solo por tres horas

Y saboreas el vino

 

La ignorancia invencible del hombre

 

En el apartamiento de Dios

 

Nuestro huésped se desploma

Y su frente se inclina poco a poco

Ya no ve a su Madre

Y su Padre lo abandona

Saborea la copa

Y la muerte lentamente que lo envenena

 

[...]

 

¿Tienes sed Señor?

¿Es de mí que tienes sed?

 

¿Soy yo lo que falta

Antes que todo esté consumado?

 

[ D'Vox ]

 

Please reload

"Vienen por mi porque estoy luc...

Y no, no son iguales; la izquierda c...

1/15
Please reload