Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Es necesario demostrar al 'establishment' que quién manda es el pueblo

 

Hay una flagrante tentativa de aislar al ala antiestablishment del Gobierno Bolsonaro, lanzando sobre ella una serie de adjetivos maliciosos y de acusaciones infundadas que no cumplen con otra función que la de tornarla tóxica y mal vista por las otras alas que componen el gobierno.

 

Hacen eso porque saben que esa es la forma más eficaz de fracturar la movilización popular que tornó posible la victoria de un candidato outsider — sin alianzas con los dueños del poder y sin más recursos que una multitud de simpatizantes — y que es capaz de hacer prosperar si gobierno.

 

Hacen eso por saber que las principales propuestas del gobierno —en la economía, en la justicia, en la política y en todas las otras áreas— representan desafíos claros y frontales al poder estabelecido, a las oligarquías dominantes, al sistema de privilegios y al 'sindicato' del crimen.

 

Así, intentan 'vender'  al equipo económico la ilusión de que es posible disociarse del sistema patrimonialista que existe hace 500 años, desde la época de las Capitanias Hereditárias, por medio de una cooperación activa con los oligarcas y sin romper con la forma convencional de hacer política en Brasil.

 

Sabem que la única forma de que el equipo económico consiga lo que quiere y reconstruya la economía brasileña sobre bases liberales, es recorrer a la enorme movilización popular que solo es capaz de liberar la agenda de ideas y valores del ala antiestablishment del governo.

 

Del mismo modo, pretenden 'vender' la equipo del Ministerio de Justicia la ilusión de que representantes de la vieja política y miembros de la élite oligárquica que se han beneficiado sistemáticamente de los esquemas de corrupción y del crimen organizado van a aprobar el paquete anticrimen, desde que haya diálogo.

 

El establishment también intenta promover esa perspectiva porque sabe que sin un apoyo popular masivo, detonado sobre todo por el ala antiestablishment del gobierno, no será posible manter la Operación Lava Jato viva y mucho menos quebrar la espina dorsal del crimen organizado.

 

Esa situación revela la urgencia de una coordinación efectiva entre las diferentes alas del gobierno para 'traer' el respaldo popular para dentro de la ecuación, de modo que el pueblo tenga un papel activo en la protección de la Lava Jato, en la promoción de las reformas económicas y en la ruptura con la vieja política.

 

El instinto más primario en la política es el de supervivencia. Al final, quién se mueve por intereses comprende mejor que nadie que el primer interés es el de mantenerse en el juego y continuar así en posición de buscar sus otros intereses; se trata de continuar vivo politicamente.

 

Y la única forma de activar la lógica de la supervivencia política es por medio de la presión popular, por medio de la misma fuerza  que convirtió la campaña electoral del Presidente Bolsonaro en un movimiento cívico e hizo posible sua victoria. Es necesario, en suma, mostrar que el pueblo manda en el país.

 

[ D'Vox ]

___

 

Filipe G. Martins‏ es asesor especial para asuntos internacionales de la Presidencia de la República de Brasil.

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload