Para López Obrador el aborto no es prioritario, si lo impulsan, lo mandaría a consulta popular


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que la despenalización del aborto en todo el país "es un debate que no debemos abrir" y propuso que se resuelva a través de una consulta ciudadana, "para no imponer nada”.

En declaraciones durante su conferencia de prensa matinal el pasado 8 de marzo, Dia Internacional de la Mujer, señaló que los temas prioritarios de su administración son serenar al país y acabar con la corrupción.

"Yo creo que no debemos de abrir esos debates. Vamos a serenar el país [...] yo creo que si sumamos todos nuestros esfuerzos e imaginación para desterrar la corrupción será una hazaña de todos los mexicanos, yo convoco a eso", afirmó.

"Primero logremos limpiar de corrupción al régimen que es lo que mas nos ha dañado y una vez logrado eso veremos otros asuntos. Hay muchos temas importantes, pero vamos a priorizar, y, en este caso, pienso que lo más importante es limpiar de corrupción al gobierno".

La declaración puede verse en éste video a partir de los 22:08 minutos.

Poco después, participó en el encuentro 'Mujeres Transformando México', organizado por la Secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de las Mujeres, en el que participaron unas 300 personas cuya agenda política incluye exigir el aborto como 'derecho' femenino. Muchas portaban el pañuelo verde símbolo continental proaborto.

Allí, en su intervención, el presidente explicó que su triunfo electoral se tornó posible porque las "diversas grandes causas" que abanderan los mexicanos, hombres y mujeres, dejaran de lado sus demandas particulares y se unieron para cambiar al régimen.

"Se logró la unidad de todas las causas, y yo espero que esto siga así, que continuemos juntos", dijo.

Y subrayó: "el predominio de la corrupción, para mi ese es el principal problema; creo que nada ha dañado más a México que la deshonestidad de sus gobernantes, y creo que esa es la principal causa de la pobreza y de la desigualdad social".

“No podemos pronunciarnos de manera contundente por alguna causa, algún tema o algún asunto, no lo podemos hacer porque esto es un movimiento democrático, no lo olvidemos, y nosotros representamos a todos los ciudadanos; de todas las corrientes de pensamiento, de todas las religiones, creyentes y no creyentes, a todas y a todos, y por eso, cuando se tiene que decidir sobre un tema polémico, decimos vamos a la consulta, a la democracia para no imponer nada por la fuerza".

Estas palabras, en consonancia con lo dicho en la conferencia de prensa matinal, irritaron a buena parte de las presentes. "¿Y los derechos de las mujeres?", llegaron a gritarle.

"No es un asunto de otorgar derechos, las libertades no se imploran, se conquistan, y ustedes ya saben lo que deben hacer; es más, tienen ustedes muchísima más fuerza que cualquier otra organización, así que ¡adelante!"

El discurso completo puede ser visto aquí:

En síntesis: el tema del aborto no es prioritario para el presidente; no considera que deba debatirse, por que divide, y lo que él requiere es unidad en torno a su gobierno; si le obligan a tratarlo, lo mandará a consulta; si la quieren ganar, trabajen para ello.

El aborto y los aliados del presidente

La posición del López Obrador se contraponen a los esfuerzos sistemáticos del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y de dos de sus más importantes aliados, Olga Sánchez Cordero y Porfirio Muñoz Ledo, por "liberar" el aborto en todo el país.

Olga Sánchez Cordero, ex ministra de la Suprema Corte de Justicia y actual secretaria de Gobierno, lo anunció doce días después del triunfo electoral de López Obrador y más de cuatro meses antes de que asumiera el poder: "Me gustaría un diálogo permanente con los congresos de las diversas entidades federativas para promover [la despenalización del aborto] porque me parece que una mujer que interrumpe su embarazo no puede ser privada de su libertad".

Dijo que la administración de Manuel Andrés buscaría despenalizar del aborto hasta las 12 semanas de gestación en todo México. El entonces presidente electo no confirmó tal pretensión.

A esa propuesta - junto a la legalización de las drogas y la legalización de 'matrimonios' entre personas del mismo sexo también defendidos por la secretaria - se le denominó la "Agenda Sánchez Cordero" y fue rechazada por un millón de mexicanos que salieron a las calles el 20 de octubre del año pasado.

A pesar de ello, Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados, presentó una iniciativa de "paridad de género" que contempla el aborto como un 'derecho' de la mujer, y tramita actualmente en comisiones de la Casa legislativa. El presidente tampoco manifestó - por lo menos no públicamente - su apoyo a la propuesta.

En la Cámara una fuerte tensión ha marcado las discusiones y que ha evidenciado que no todos los parlamentarios de Morena respaldan el aborto. Recientemente la periodista Lily Téllez, senadora manifestó su oposición a la práctica de ese crimen, y advirtió que se opondrá a su bancada y presentará una iniciativa de ley para que el Estado garantice la protección de la vida de cualquier individuo desde la concepción.

En el Código Penal Federal de México, el aborto es reconocido como crimen, pero no es penalizado cuando el bebé fue concebido en una violación o si se considera que la vida de la madre corre riesgo; y las Constituciones locales de 21 de las 32 entidades federativas del país protegen la vida desde la concepción.

[ D'Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: