Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Bolsonaro en Davos: vamos a defender la familia y los verdaderos derechos humanos

22.01.2019


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue este 22 de enero el orador de la sesión plenaria inaugural del Foro Social Mundial que se realiza en Davos, Suiza.

 

Habló poco: seis minutos y medio. Su discurso fue corto y directo, dirigido a despertar el interés por hacer negocios en y con Brasil y a fortalecer su agenda económica global, y no la agenda globalista, ya que pintó una línea roja. No dudó en dejar claro que su gobierno "defenderá la familia y los verdaderos derechos humanos".

 

"Brasil aún es una economía relativamente cerrada al comercio internacional, [...] hasta el final de mi mandato nuestro equipo económico nos colocará en el ranking de los 50 mejores países para hacer negocios [...] vamos a rescatar nuestros valores y abrir nuestra economía", dijo.

 

E, inmediatamente, advirtió: "vamos a defender la familia y los verdaderos derechos humanos; a proteger el derecho a la vida y a la propiedad privada, vamos a promover una educación que prepare a nuestra juventud para los desafíos de la cuarta revolución industrial, buscando, por el conocimiento, reducir la pobreza y la miseria".

 

El mandatario fue presentado por Klaus Schwab, fundador do foro, en lo que es una especie de magna sesión de apertura. Aunque antes habrá otras exposiciones ese es considerado el momento 'estelar' del evento.

 

El Foro de Davos fue fundado en 1971 y acontece anualmente. Reúne a jefes de Estado y miembros de una centena de gobiernos, altos ejecutivos de las mil empresas más importantes del mundo, directores de organismos internacionales, líderes de organizaciones ciudadanas y figuras reconocidas del ámbito social y cultural. Solo participa quién recibe una invitación.

 

La página institucional del evento afirma que se reúnen para "definir prioridades y dar forma a las agendas globales, industriales y regionales". O sea, moldar la globalización. En las reuniones del foro normalmente hay espacio, cada vez mayor, para pautas 'progresistas' como el combate al cambio climático, las atención a migraciones masivas, la defensa de los 'derechos' de 'género', entre otras.

 

De allí el valor político y el peso simbólico de las palabras del mandatario brasileño, que declara estar en las antípodas de esa agenda 'progresista'.

 

Estamos aquí para profundizar nuestras relaciones comerciales

 

En su su discurso, Bolsonaro dejó claro el objetivo de su presencia en Davos: "estamos aquí porque queremos, además de ampliar nuestros lazos de amistas, profundizar nuestras relaciones comerciales".

 

Dijo que su país tiene la mayor biodiversidad del mundo y que sus riquezas minerales son abundantes, por lo que "nuestra misión es avanzar en hacer compatibles la preservación del medio ambiente y la biodiversidad con el necesario desarrollo económico, recordando que son interdependientes e indisociables".

 

"Queremos socios con tecnología para que ese matrimonio (entre protección ambiental y desarrollo económico) se traduzca en progreso concreto para todos", dijo.

 

Explicó que su gobierno disminuirá la carga tributaria y simplificará normas para "facilitar la vida de quienes desean producir, emprender, invertir y generar empleos"; también trabajará para dar estabilidad macroeconómica, respetando contratos, privatizando y equilibrando las cuentas públicas.

 

Uno de los mayores compromisos de este gobierno - dijo - es cambiar la condición de economía relativamente cerrada al comercio internacional que el país tiene actualmente, para convertirlo en uno de los 50 mejores países para negocios. Esto será operado, principalmente, por el equipo económico encabezado por su ministro Paulo Guedes, y por su canciller, Ernesto Araújo, que librará a la diplomacia brasileña del "sesgo ideológico" que asumió las últimas décadas.

 

Fue aquí que Bolsonaro marcó la 'línea roja': "vamos a rescatar nuestros valores y abrir nuestra economía". Eso implica, según dijo, no renunciar a defender la familia y los verdaderos derechos humanos, como el derecho a la vida y a la propiedad privada.

 

Esta 'línea roja' colocada por Bolsonaro es una especie de "negocios sí, pero sin abrazar la agenda progre". Algo que hace algún tiempo no era dicho en Davos de forma tan explícita.

 

Lea a continuación la traducción en español del discurso completo, o véalo en el video que abre este texto.

 

*

 

Discurso de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, como orador de la sesión plenaria de apertura del Foro Económico Mundial.

Davos, Suiza, 22 de enero de 2019.

 

Muchas gracias, professor [Klaus] Schwab. Confieso que estoy emocionado y me siento muy honrado de dirigirme a una platea tan selecta. Hoy en día, uno necesita del otro. Brasil necesita de ustedes y ustedes, con certeza, en parte necesitan de nuestro querido Brasil.

 

Buenas tardes a todos, agradezco la honra de dirigirme a ustedes en la apertura de esta sesión plenaria. Este es el primer viaje internacional que realizo después de mi elección, prueba de la importancia que atribuyo a las pautas que este foro ha promovido y priorizado.

 

Este viaje es también para mi una gran oportunidad de mostrar para el mundo el momento único que vivimos en mi país y para presentar a todos el nuevo Brasil que estamos construyendo.

 

En las elecciones, gastando menos de 1 millón de dólares y con 8 segundos de tiempo de televisión, siendo injustamente atacado todo el tiempo, conseguimos la victoria. Asumí Brasil en una profunda crise ética, moral y económica.Tenemos un compromiso de cambiar nuestra historia.

 

Por primeira vez en Brasil un presidente montó un equipo de ministros cualificados, honrando el compromiso de campaña, de no aceptar injerencias político partidarias que, en el pasado, generaron la ineficiencia del Estado y corrupción. Gozamos de credibilidad para hacer las reformas que necesitamos y que el mundo espera de nosotros.

 

Está aquí, entre nosotros, mi ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro; el hombre cierto para el combate a la y al lavado de dinero.

 

Vamos a invertir de forma maciza en la seguridad para que ustedes nos visiten con sus familias, pues somos uno de los países que cuenta con más bellezas naturales, pero no estamos entre los 40 destinos turísticos más visitados del mundo. Conozcan nuestra región amazónica, nuestras playas, nuestras ciudades y la zona del Pantanal. Brasil es un paraíso, pero aún es poco conocido.

 

Somos el país que más preserva el medio ambiente. Ningún outro país del mundo tiene tantas florestas como nosotros. La agricultura está presente solo en 9% de nuestro territorio y crece gracias a su tecnología y a la competencia del productor rural. Menos de 20% de nuestro suelo es destinado a la actividad pecuaria. Esos commodities, en gran parte, garantizan el superávit en nuestra balanza comercial y alimentan a buena parte del mundo.

 

Nuestra misión ahora es avanzar en hacer compatibles la preservación del medio ambiente y de la biodiversidad con el necesario desarrollo económico, recordando que son interdependientes e indisociables. Los sectores que nos critican tienen, en realidad, mucho que aprender con nosotros. Queremos gobernar con el ejemplo y que el mundo restablezca la confianza que siempre nos ofreció.

 

Vamos a disminuir la carga tributaria, simplificar las normas, facilitando la vida de quién desea producir, emprender, invertir y generar empleos. Trabajaremos por la estabilidad macroeconómica, respetando los contratos, privatizando y equilibrando las cuentas públicas.

 

Brasil aún es una economía relativamente cerrada al comercio internacional, y cambiar esa condición es uno de los mayores compromisos de nuestro gobierno. Tengan certeza de que, hasta el final de mi mandato, nuestro equipo económico, liderado por el ministro Paulo Guedes, nos colocará el el ranking de los 50 mejores países para hacer negocios.

 

Nuestras relaciones internacionales serán dinamizadas por el ministro Ernesto Araújo, implementando una política externa en la que el sesgo ideológico dejará de existir. Para eso, buscaremos integrar Brasil al mundo, por medio de la incorporación de las mejores práticas internacionales, como aquellas adoptadas y promovidas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

 

Buscaremos también integrar Brasil al mundo por medio de una defensa activa de la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con la finalidad de eliminar prácticas desleales y garantizar seguridad jurídica en los intercambios comerciales internacionales.

 

Vamos a rescatar nuestros valores y abrir nuestra economía. Vamos a defender la familia y los verdaderos derechos humanos; proteger el derecho a la vida y a la propiedad privada; y vamos a promover una educación que prepare a nuestra juventud para los desafios de la cuarta revolución industrial, buscando, por el conocimiento, reducir la pobreza y la miseria.

 

Estamos aquí porque queremos, además de ampliar los lazos de amistad, profundizar nuestras relaciones comerciales.

 

Tenemos la mayor biodiversidad del mundo y nuestras riquezas minerales son abundantes. Queremos socios con tecnología para que ese matrimonio se traduzca en progreso y desarrollo para todos.

 

Tengan certeza que nuestras acciones les atraerán para grandes negócios, no solo para el bien de Brasil, sino también de todo el mundo. Estamos de brazos abiertos. Quiero más que un Brasil grande, quiero un mundo de paz, libertad y democracia.

 

Teniendo como lema “Dios por encima de todo”, creo que nuestras relaciones traerán interminables beneficios para todos. Muchas gracias.

 

[ D'Vox ]

___

Traducción del discurso: D'Vox - Diego Hernández

 

Please reload

Del fracaso electoral a la restaurac...

Cinco lecciones del ascenso de Vox p...

1/15
Please reload