Fue el ELN: afirma el gobierno colombiano y pide a Cuba que entregue al Comado guerrillero


El gobierno colombiano ha atribuído a la organización guerrillera de izquierda, Ejercito de Liberación Nacional (ELN), el atentado terrorista perpetrado el jueves 17 de enero contra una academia de policía en Bogotá y que dejó, hasta el momento, 21 muertos y 68 heridos.

Es el primer atentado suicida en la historia del país y el más sangriento en Colombia desde la firma de los acuerdos de paz con las FARC en 2016. El ELN estaba actualmente en un proceso de negociaciones de paz con el gobierno, aunque, diversas acciones violentas, en mayor o menor grado, venían siendo ejecutadas por el grupo.

En rueda de presa, la tarde de este 18 de enero, el Ministerio de Defesa afirmó que el hombre que dirigía el carro bomba y fue autor material del atentado suicida, José Aldemar Rojas Rodríguez, era militante del ELN y uno de sus especialistas en explosivos. Tenía una mano precisamente por ello, la perdió manipulando ese tipo de material entre 2008 y 2010.

Rojas Rodríguez, conocido también con los alias de 'Mocho' o 'Kiko', era desde 2017 uno de los jefes de la inteligencia del ELN. Nacido en 1962, ingresó en la guerrilla hace 25 años, a partir de 2003 se tornó instructor en el manejo de explosivos.

De acuerdo con el ministro de Defensa, Guillermo Botero, en 2011 capacitó a miembros del ELN en Venezuela, y su residencia estaba establecida en el municipio colombiano de Cubará, en la frontera norte con ese país.

Varios testimonios le vinculan al llamado "frente de guerra oriental" del ELN, una guerrilla que nació en 1964 al mismo tiempo que las FARC. De acuerdo con la investigación realizada hasta el momento se puede establecer que el grupo llevaba casi un año planeando el ataque. No se sabe aún el motivo por el cual se decidió que fuera un acto suicida.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, informó también que fue detenido en Bogotá a un colaborador en la preparación del ataque, Ricardo Andrés Carvajal Salgar, de 50 años, quien reconoció su participación y al que se le incautaron uniformes, un teléfono móvil y un manual de combatiente en “primera fase de instrucción”.

El ELN cuenta con alrededor de 1.500 de combatientes y células urbanas. Es catalogado co organización terrorista, y no solo guerrillera, por Estados Unidos y la Unión Europea, y están vinculados, como las FARC, a la producción y tráfico de drogas en la región.

Fue fundado en 1964 por sindicalistas y estudiantes, algunos de los cuales habían recibido formación en Cuba y eran simpatizantes de Ernesto Che Guevara y la revolución que era impulsada por la Isla. Al año siguiente, se unió a la organización el cura colombiano Camilo Torres y tres sacerdotes españoles, entre ellos Manuel Pérez, todos exponentes de la teología de la liberación.

No habrá diálogo con terroristas

El ELN había iniciado conversaciones de Paz con el gobierno de Juan Manuel Santos en 2017. Era la quinta tentativa desde la década de noventa. El proceso, que se realizaba en Cuba, fue suspendido temporalmente en el segundo semestre del 2018 con la llegada al poder de Iván Duque, quién colocó como condiciones para continuar la interrupción inmediata de cualquier tipo de hostilidad y la liberación de los rehenes que han hecho. El gobierno considera que son, por lo menos, 17.

Ahora el cese al diálogo es definitivo. Botero y Martínez responsabilizaron al Comando Central del ELN por línea de mando y ordenaron reactivar las capturas.

En la mira quedaron los cuatro hombres que mandan en la guerrilla, que son: Nicolás Rodríguez Bautista, alias 'Gabino', que asumió hace 20 años la comandancia máxima; Israel Ramírez, alias 'Pablo Beltrán', actual jefe negociador del ELN en La Habana; Eliécer Herlinto Chamorro Acosta, que ha fungido en las décadas como 'negociador'; y Gustavo Giraldo, alias 'Pablito', comandante máximo del frente Domingo Laín, conocido como la 'línea dura' en la organización.

Exigen a Cuba entregar a los guerrilleros

Poco después de las declaraciones del ministro de Defensa y el Fiscal General, el presidente Iván Duque anunció el fin de los diálogos en Cuba y pidió que ese país entregara a los militantes del ELN que se encuentran allí.

"He ordenado el levantamiento de la suspensión de las órdenes de captura a los diez miembros del ELN que integraban la delegación de este grupo en Cuba y he revocado la resolución que creaba las condiciones que permitan su permanencia en ese país", manifestó en una alocución en cadena nacional.

Según el presidente, "esto significa la terminación inmediata de todos los beneficios otorgados a ellos en el pasado por el Estado y la activación de las circulares rojas de la Interpol".

Agradeció la solidaridad expresada por el gobierno cubano el día del atentado pero les pidió "hacer efectivas las capturas de los terroristas que se encuentran en su territorio y entregarlos a las autoridades policiales colombianas".

Y advirtió que denunciará "a cualquier Estado que brinde respaldo o permita la presencia de miembros de este grupo en su territorio". Un recado para Venezuela.

El Comisionado de Paz, Miguel Ceballos, desde Casa Nariño, sede el gobierno, ratificó las palabras de Duque: "No vamos a negociar con terroristas". Y explicó que el gobierno tiene dos líneas rojas irrenunciables: los actos terroristas y los secuestros.

[ D'Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: