Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

El insólito encuentro de Chico y Francisco

20.12.2018

 

El compositor Chico Buarque, su novia, un abogado argentino y una activista italiana estuvieron, el pasado martes 11 de diciembre, con el Papa Francisco. El hecho llamó mi atención ¿Qué habría llevado a Chico a procurar a Francisco? ¿En cuál esquina de la vida convergirían tan diferentes biografías?

 

Chico llevaba bajo el brazo un volumen de 100 páginas para probar al Papa lo que denominan judicialización selectiva de la política en Argentina, Equador y Brasil, y la consecuente vulneración de sus democracias. Por “judicialización selectiva de la política”, en lenguaje menos pedante, se entendería, en el caso brasileño, que el mártir 'Lula', aquel santo en vida, está preso injustamente con motivo de un supuesto acuerdo fraudulento que derrumbó la hegemonía izquierdista el el país.

 

***

 

Tenía cuatro meses de que había regresado de Cuba cuando, el 18 de marzo de 2003, acontecieron las violentas acciones policiacas y judiciales que quedaron conocidas en ese país como la Primavera Negra. Fueron presos 75 disidentes, defensores de derechos humanos y periodistas independentes. Entre ellos estaban personas con las que me había encontrado en noviembre de 2002 para recoger informaciones para la primera edición de mi libro Cuba, la Tragedia de la Utopía, que vendría a ser publicado en 2004. Con lágrimas en los ojos vi condenada a increíbles 20 años de prisión, a mi valiente amiga de cabellos canos, la economista Marta Beatriz Roque Cabello, con quién aún hoy intercambio correspondencia con regularidad. Las penas variaban entre 15 y 28 años de prisión en régimen cerrado. El rigor de las sanciones llamó la atención mundial y un angustiante terror se abatió sobre la población de la Isla.

 

Dos semanas más tarde, el 2 de abril, armados de un cuchillo y un revólver, un grupo de 11 jóvenes, sin que nadie causara o sofriera ni un rasguño, abordó una lancha de navegación costera y determinó que los llevara para Estados Unidos. Treinta millas adelante, se quedaron sin combustible y fueron revolcados hasta el puerto de Mariel. Nueve días después, habían sido juzgados, recurrido a las sentencias, y tres de ellos fusilados. A estos, posteriormente, Fidel les llamaba, de forma despectiva, "los tres negritos"... A los demás, prisión perpetua. No hubo tiempo ni siquiera para que los familiares fueran comunicados de la ejecución de las sentencias, fueron cumplidas durante la madrugada. La brutalidad de las acciones y la desproporción de las penas conmocionó a la opinión pública mundial. Personalidades que apoyaban a Fidel, como el portugués José Saramago y la argentina Mercedes Sosa anunciaron que rompían con el régimen. "Hasta aquí llegué" escribió Saramago, que hasta ese momento había soportado muy bien las 20 mil sentencias de muerte ejecutadas por la dictadura. Las tres últimas, sin embargo, fueron la gota que derramó el tolerante vaso.

 

Evidentemente, la reacción internacional exigía una respuesta rápida. Fue así que, en todo el mundo, aplicando una vieja rutina, centenas de "intelectuales" se dispusieron inmediatamente a defender el régimen y sus acciones. Al calor de los hechos, el 1º de mayo, durante las habituales celebraciones realizadas en la Plaza de la Revolución, fue leído un manifiesto intitulado “A la Conciencia del Mundo” redactado en defensa de toda aquella brutalidad, descrita como acto de soberanía para el que exigían respeto. Entre los más de 300 signatarios se encontraban Adolfo Perez Esquivel, Rigoberta Menchú, Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano, el sacerdote sandinista Ernesto Cardenal, el cantante Harry Belafonte, y, claro, el inexorable humanista e indefectible demócrata y defensor de los derechos humanos, Chico Buarque de Hollanda.

 

Pues bien, fue a ese ciudadano brasileño que recibió de Su Santidad el privilegio de ser recibido en una audiencia, a al que se presentó en la condición de paladín del Derecho, de la Justicia, y portavoz de nobles aspiraciones democráticas. A los dos se les podría preguntar con los versos del propio visitante: "¿Qué será, que será, lo que cantan los poetas más delirantes, lo que juran los profetas embriagados, lo que está en la romería de los mutilados, lo que está en la fantasía de los infelices, lo que está en el día a día de las meretrices, de los bandidos, de los desvalidos” cubanos?

 

Nota:  A propósito, estoy finalizando los detalles para lanzar, en abril del próximo año, la 2ª edición, actualizada y ampliada, de "La Tragedia de la Utopía" - 60 años de revolución en Cuba.

 

[ D'Vox ]

___

Percival Puggina es miembro de la Académia Rio-Grandense de Letras, arquitecto, empresario, político y escritor, integrante del grupo Pensar+. Tiene un blog personal: Puggina.org.

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload