Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

La entrada de Vox en Andalucía lo cambia todo

 

D'Vox tiene un foco latinoamericano. Normalmente no publica información de lo que acontece en Norteamérica o Europa, lo hace sólo cuando considera que los hechos tendrán algún impacto para nuestra Región. Los resultados electorales de este domingo, 2 de diciembre, en Andalucía en los que el partido Vox obtuvo una inédita victoria lanzan luces también para América Latina. La enseñanza es clara: Si se puede. En España o en cualquier lado. Una 'pequeña' fuerza política con una propuesta clara, sin complejos, identitaria puede tornarse relevante y mudar el juego. ¿Por qué la prensa se ha apresurado a descalificar a Vox como ultrderechista y fascista? ¿Por qué se esfuerzan en desvalorizar su triunfo? ¿Por qué le temen?  Hemos convidado al periodista español Luis Losada Pescador a dar respuesta a estas preguntas y a explicar a nuestros lectores cuál es el significado de ese 10% de votos que "lo cambia todo". Que disfrute su lectura.

 

Es 2 de diciembre de 2018. Se efectúan elecciones regionales en Andalucía. El partido Vox entra en el parlamento andaluz con 12 de los 109 escaños con más de un 10% de apoyo popular.

 

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se desploma 14 diputados hasta los 33 y el Partido Popular (PP) cae 7 diputados hasta los 26.

 

¿Por qué son relevantes estos datos?

 

En primer lugar, porque se abre la puerta a que el Partido Socialista abandone el gobierno andaluz que ha gobernado desde que se configuró hace ya 36 años.

 

El PSOE pierde su ‘feudo’ y Vox, un partido nuevo y de derechas, se convierte en llave. El PP ya pide sus escaños para gobernar, aunque Ciudadanos - fuerza centrista liberal - prefiere liderar con apoyos del PSOE y del PP para cerrar el paso a los que considera “inconstitucionalistas”.

 

¿Qué hay detrás?

 

Las próximas elecciones europeas, regionales y locales de España convocadas para mayo de 2018 y el probable adelanto de las elecciones generales a marzo de 2018. Toda la política de alianzas se hace mirando de reojo las próximas citas electorales.

 

Tanto PSOE como Podemos - de extrema izquierda - acusan a Vox de ser fascista, de ultraderecha, antieuropeo, xenófobo y hasta homófobo. ¿Qué hay de cierto? Nada. Vox declara su lealtad a la Constitución de 1978, pero señala que España nació mucho antes, es una nación histórica nacida de los Reyes católicos y de la batalla de las Navas de Tolosa.

 

Vox no es un partido antieuropeo, pero sí es contrario a una burocracia de Bruselas que pretende implantar en España un modelo de ingeniería social: ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo y ‘derecho’ al aborto. También es contrario a aceptar sin discutir los dictámenes del eje París-Berlín. Europa es un club en donde todos somos socios, con voz y con voto. Se acabó eso de que los países periféricos no pintan nada.

 

Vox no es un partido anti-inmigración. De hecho apela a la nación hispanoamericana como nadie lo ha hecho en España. Pero sí está en contra de que los inmigrantes que entran ilegalmente en España (principalmente subsaharianos) reciban ayudas sociales y pretendan imponernos sus costumbres.

 

¿Por qué entonces tanto miedo a Vox? Porque supone una amenaza cierta para la ‘casta’. Porque pretenden devolver competencias de Educación, Sanidad y Justicia al Estado, acabando con el ‘tinglado autonómico’ del que principalmente vive la ‘casta política progre’.

 

Porque habla sin complejos de España como una gran nación en donde un día no se ponía el sol y donde hoy no tenemos por qué agachar la cabeza, sacando las vergüenzas de quienes durante 4 décadas llevan humillando a toda una nación.

 

Por eso su entrada con fuerza en el Parlamento andaluz con posibilidad de decisión clave es tan relevante. Y por eso lo cambia todo. Porque esa España callada y acomplejada ha despertado. Ha visto éxito real. Y eso ya es imparable. Los próximos mapas políticos tendrán a Vox.

 

Ahora el reto es crear cuadros, ser fiel al voto y no defraudar.

 

[ D'Vox ]

___

Luis Losada Pescador es periodista y economista, funge como director de campañas para Iberoamérica de la plataforma CitizenGo. 

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload