Un millón de mexicanos dicen ‘no' a la legalización del aborto y ‘pintan' de azul las calles


Las calles de México se pintaron de azul. Una Ola Celeste inundó más de una centena de ciudades del país este sábado 20 de octubre. De norte a sur, de este a oeste, un millón de personas ocuparon plazas y avenidas para rechazar la tentativa de legalizar el aborto en el país.

Hasta el momento en que escribo, al final de la tarde de éste domingo 21, el Frente Nacional de la Familia, registró actos en 134 municipios, incluyendo las capitales de los 31 estados del país y la Ciudad de México, con una afluencia total - repito - de un millón de participantes.

Aún faltan por llegar informaciones de algunos localidades y de un puñado de ciudades medias que programaron manifestaciones para hoy.

El lema "Salvemos las dos Vidas” y el pañuelo azul, que caracterizó la sorprendente y exitosa lucha contra la "ley del aborto libre" en Argentina, unificó en México a los cientos de organizaciones ciudadanas convocantes.

De hecho, la gran coalición y el 'levante' que generó se identificó como "Ola Celeste - México", precisamente para evidenciar que hay sintonía natural en el vasto y plural movimiento por la defensa integral de la vida en toda Latinoamérica, que cobró mayor visibilidad y vigor a raíz de la victoria en el país sureño.

La movilización en México es una respuesta a la agresiva agenda abortista que el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) esta impulsando en el Congreso Nacional y que en julio fue anunciada por Olga Sánchez Cordero, futura Secretaria de Gobernación del presidente electo, Manuel Andrés López Obrador.

Cordero dijo que la administración de López Obrador trabajara para que el aborto "legal y seguro" sea una realidad en todo teritorio nacional. Actualmente esto es solo un hecho en la Ciudad de México gobernada por la izquierda desde hace más de dos décadas.

El bebé en gestación tiene protección jurídica en las constituciones de 19 estados de la República, y en los restantes el aborto, aunque es crimen, no es penalizado bajo algunas circunstancias.

Morena y sus aliados de diversos partidos, especialmente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), tienen prisa. Quieren legalizar el aborto en el país antes de que López Obrador, asuma el cargo el 1 de diciembre, evitando así que se le impute a él el costo político de tal iniciativa.

La nueva Legislatura asumió el 1 de septiembre y en menos de 60 días ya tienen una inciativa de reforma constitucional sobre paridad que incluirá, por supuesto, el aborto como “derecho" femenino. El martes 23 de octubre iniciará la discusión legislativa en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Ahora tienen una dificultad - aparentemente - no prevista. Un millón de personas les ha dico “aborto no”.

No es algo que se pueda ignorar fácilmente. Y menos cuando el recado va dirigido también para el nuevo presidente. Y el mensaje completo no es solo un 'no', sino también un '' doble: “ningún mexicano sobra, queremos que respeten el derecho a la vida de los niños y que ofrezcan alternativas de apoyo real para las mujeres que enfrentan un embarazo inesperado o están en situación de vulnerabilidad”.

Este es el sonoro mensaje insistente replicado por todos los líderes y articuladores de las marchas. Se trata de centenas de voluntarios que son ciudadanos de a pie. La gran mayoría de ellos jóvenes.

En Chihuahua, poco antes de iniciar la marcha, estos jóvenes abordaron a López Obrador, que estaba de gira en esa ciudad, le entregaron un pañuelo azul y le dijeron: “¡Señor presidente, defienda la vida!”.

Obrador, extendió el pañuelo, esbozó una sonrisa amarilla, y lo guardó. Recibió el recado y, quizá, se lo llevó a casa.

Bajo el sol o bajo la lluvia, las manifestaciones se realizaron a lo largo de todo el día, en diversos horarios. La primera fue en Toluca, en el centro del país, a las 9 de la mañana y la última, en Campeche, en el extremo sur, a las 6 de la tarde.

Hay registradas imágenes impresionantes como la del malecón costero de Coatzacoalcos, en Veracruz. Una multitud de caminantes se asemeja a un río en movimiento que parece no tener fin. Vea:

En todo el país familias enteras marchan, padres con sus hijos pequeños, que en ocasiones se tornan protagonistas, como esta niñita que apenas sabe hablar y anima a los adultos a gritar: "¡viva la vida, no al 'aboto'!"

Marchan también jóvenes al lado de ancianos, ciudadanos de todos los niveles socioeconómicos, y mujeres, muchas mujeres jóvenes.

El panorama es el mismo donde hubo congregaciones modestas y dónde hubo multitudes: Aguascalientes, Mexicali, Tiujuana, Zacatecas, La Paz, Campeche, Tuxtla, Guadalajara, Colima, Acapulco, Monterrey, Jalapa, Cuernavaca, Queretaro, Durango, Chetumal, Hermosillo, Nogales, León… la lista es extensa.

En la ciudad de México, el acto inició en el Monumento a la Madre y concluyó en la Casa de Transición del presidente electo Manuel Andrés López Obrador, donde se entregó un Manifiesto que fue leído en todas las manifestaciones del país. Vea el momento en el que se hace pública la recepción:

La 'Agenda Sánchez Cordero' no nos representa

En documento titulado "Salvemos las Dos Vidas y Defendamos la Familia” hay una petición explicita para el nuevo mandatario:

"Al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, le pedimos que escuche al pueblo. Escuche a millones de mexicanos que queremos que en México se celebre la vida, se proteja a la mujer y se defienda a la familia".

"No permita que minorías ideologizadas impongan una agenda que atenta contra la soberanía nacional y el auténtico desarrollo de nuestro país. ¡No hay futuro sin niños! ¡No hay progreso si se ataca el valor de la maternidad! ¡No hay paz si se genera violencia desde el vientre materno!"

“[…] Hoy algunos de los legisladores de su partido y funcionarios de su futuro Gobierno quieren imponer leyes para crear un Estado represor que propaga la cultura de la muerte. Deseamos que su Gobierno, próximo a iniciar, sea recordado como un gobierno de conciliación, no de polarización”.

El texto también pide a los legisladores abandonar la "Agenda Sánchez Cordero”:

"Hoy nos movilizamos porque el derecho a la vida y la institución de la Familia se encuentran con amenazas nunca vistas en México. Nuevos legisladores y futuros funcionarios del Gobierno federal quieren imponer la cultura de la muerte en nuestro país".

"La agenda particular de Olga Sánchez Cordero es una muestra de lo que quieren para México: promoción de las drogas para los jóvenes, legalización del aborto, eutanasia para adultos mayores, restricción del derecho a la educación de los padres de familia y menoscabo de las libertades de conciencia y religión".

"[…] la agenda de Olga Sánchez Cordero no representa las verdaderas necesidades de las mujeres de este país. […] Hacemos un llamado respetuoso a los legisladores para que promuevan iniciativas a favor de México, a favor la vida, a favor del derecho de los padres a educar a sus hijos y a favor de las libertades de expresión, de conciencia y de religión. Les pedimos que construyan, junto con la sociedad civil, políticas públicas con perspectiva de familia que apoyen a las mujeres y a las familias mexicanas frente a las adversidades que puedan tener".

El documento completo puede ser leído aquí.

Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional por la Familia, asegura que el multitudinario acto fue apenas una “activación nacional”, o sea, el inicio de un proceso, y anunció que esperarán la respuesta del presidente electo y de los legisladores para verificar si hay necesidad o no de convocar una concentración nacional en la Ciudad de México.

Durante su campaña electoral, algunos meses atrás, López Obrador dijo en video propagandístico en el que hablaba de los valores: "Yo me arrodillo donde se arrodilla el pueblo mexicano". Este será la primera oportunidad que tendrá para cumplir esa 'afirmativa'. Si no lo hace, tendrá que enfrentarse al pueblo. La 'pulseada' esta ya en curso.

Vea más fotos de las manifestaciones:

[ D'Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: