Los pequeños héroes de Acosta Ñu y nuestro compromiso por la vida

 

El 16 de agosto es una muy especial y emotiva efeméride para nosotros los paraguayos, se celebra el Día del Niño en honor a los niños héroes de nuestra nación.

 

En esta fecha, en el año 1869, luego de cinco años de intensa y polémica guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay,  se produce una de las batallas más épicas y tristes que tiene el suelo americano: la 'Batalla de Acosta Ñu'.

 

En ella, niños de entre 6 a 15 años  se sumaron a defender la Patria junto con un diezmado ejército de ancianos, mujeres, y soldados heridos, lo que se conmemora como un acto heroico sin precedentes.  El ejército aliado los quintuplicaba en número: 4 mil contra 20 mil brasileños.

 

Cuenta el historiador Juan José Chiavenatto: "Los niños de seis a ocho años, en el fragor de la batalla, despavoridos, se agarraban a las piernas de los soldados brasileros, llorando para que no los matasen. Pero eran degollados en el acto".

 

Al finalizar la batalla de más de seis horas de resistencia, las madres intentaban recoger los cadáveres de sus hijos, pero el Conde D´Eu que estaba al mando de los aliados, ordenó quemar los pastizales con los niños heridos, madres y todos los sobrevivientes, y además de eso, su orden fue clara: “matar hasta el feto del vientre de las mujeres".

 

Estos hechos son duros. Pero son hechos. Estos niños - de una u otra forma - dieron su vida para que hoy el Paraguay siga existiendo. Todos sabían que perderían, pero que no debían rendirse ni renunciar, quienes se defendían de la agresión estaban dispuestos a morir por una causa bella y justa.

 

La guerra destrozó un país próspero, estable, seguro, pacífico, pero lo que no pudo destruir es nuestra identidad y nuestros valores, nuestra cultura y nuestro patriotismo. La Nación Paraguaya sigue de pie gracias a ellos. Hoy nos toca honrarlos con acciones comprometidas.

 

Actualmente el Paraguay está lejos de tener algún conflicto bélico con naciones hermanas, pero sí se está gestando otro tipo de guerra, una guerra de conquista ideológica a cargo de una nueva 'Triple Alianza' integrada por lobistas millonarios, gobiernos sin escrúpulos y organizaciones internacionales que intentan imponer una agenda que encarna una cultura de la muerte y que, incluso luego casi 150 años, se repite la orden de matar a los niños e ignorar del clamor de las madres.

 

En nuestro país se intenta, a toda costa, como en el resto de nuestros países hermanos legalizar lo que llaman, con un eufemismo lamentable, 'la interrupción voluntaria del embarazo'. Las víctimas son las mismas: los niños, las madres, las familias.

 

No pretendo aquí revivir una antigua disputa ni el enfrentamiento entre hermanos. No levanto la voz contra quienes - bajo una intrincada trama política preñada de interteses- agredieron en otro tiempo a mis ancestros. Argentinos, uruguayos y brasileños son mis verdaderos hermanos con los que comparto el amor por esta tierra que va desde el Rio Bravo hasta la Patagonia. Tampoco dirijo una loa a la guerra. No.

 

Lo que aquí destaco es el heroísmo de esos niños y su sacrificio, que hoy nos interpela. La 'Batalla de Acosta Ñu' debe ser recordada no solo como un hecho histórico, sino como un acontecimiento del que nace un compromiso moral en cada paraguayo para defender la Patria, esa herencia de nuestros 'padres', ante cualquier agresión: la injusticia social, la corrupción, la delincuencia, la pobreza, y, especialmente, contra el neocolonialismo ideológico que quiere imponernos una agenda de muerte.

 

Debemos dar la vida por la vida de todos, especialmente  por los más vulnerables, entre los que se encuentran los niños por nacer y sus madres. Esta lucha une estrechamente desde hace años nuestro corazón al de argentinos, uruguayos, brasileños, en fin, al de una multitud de hermanos latinoamericanos.

 

Los paraguayos no permitiremos que las organizaciones internacionales conviertan el vientre materno en un nuevo 'Acosta Ñu', estaremos firmes junto con la mayoría de nuestro pueblo como lo estuvimos hace 149 años. No retrocederemos, lucharemos por la causa bella y justa de defender la vida humana de todos, desde la concepción misma y en cualquier edad, en nombre de los pequeños héroes de Acosta Ñu.

 

[ D'Vox ]

___

Richard Izquierdo es activista provida y miembro del Foro de Diálogo Civil.

 

Please reload

Quando o remédio vira veneno

Gobierno y partido oficial hacia el...

1/15
Please reload

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: