'Serán responsables por la sangre de inocentes', una interpelación silenciosa al STF


Una singular protesta contra el activismo del Poder Judicial aconteció en Belo Horizonte - al sudeste del país - en el primer día de la audiencia pública sobre la despenalización del aborto convocada por el Supremo Tribunal Federal (STF).

A 730 kilómetros de Brasilia, catorce jóvenes, en absoluto silencio y de pie en el Centro de una de las principales plazas públicas de la ciudad, sostenían con una mano un ataúd negro con la foto de un bebé víctima de un aborto.

Con la otra mano, erguían el rostro de un ministro del STF. Todos estaban allí. Los once. En el centro Cármen Lúcia Rocha, actual presidente de la Corte, y Rosa Weber, relatora del proceso que solicita la legalización del aborto hasta la 12 semana de gestación.

Tres jóvenes mujeres, en vez del rostro de un ministro, portaban la imagen del vientre de una mujer embarazada amagada con una pistola.

Frente a ellos, una manta con la siguiente inscripción: "Ministros del STF: Si aprueban el aborto serán responsables de la muerte de bebés inocentes".

El acto fue organizado por la plataforma global CitizenGo y la organización local Somos Vida.

Según Guilherme Ferreira, director de campañas para CitizenGo en Brasil, una grave responsabilidad recae sobre los magistrados en caso de que legalicen el aborto, usurpando al poder legislativo.

"Tendrán las manos manchadas con la sangre de cada uno de los bebés que serán abortados en el país", dijo.

Los féretros simbolizan además que "esos niños no tienen, ni siquiera un entierro digno, su cuerpo, normalmente desmembrado, es descartado en la basura", explicó.

Una campaña online de CitizenGo contra la legalización del aborto por via judicial puede ser apoyada aquí.

La protesta silenciosa aconteció la tarde del viernes 3 de agosto, en la Plaza de la Bandera, en la capital mineira, al mismo tiempo que en Brasilia, en la sede del STF, se rendían loas a la muerte. (d'vox)

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: