Punto para la 'ola celeste': no hay dictamen para la ley del aborto en el Senado argentino


Este miércoles 1 de agosto fueron derrotados los senadores que pretendían aprobar un dictamen favorable a la iniciativa de ley que libera ampliamente el aborto en Argentina. No consiguieron las 27 firmas que requerían. Les falto una, apesar de que decían que las tenían todas.

Por tanto, el proyecto pasará a ser discutido por el pleno del Senado el 8 de agosto sin dictamen, tal y como fue enviado por la Cámara de Diputados, sin alteraciones. La propuesta de los senadores de la Provincia de Córdoba de presentar un texto matizado, con modificaciones que atrajeran a los indecisos y pudiera, incluso, arrebatar algunos votos a los provida, falló. La llamada 'vía cordobesa' no prosperó.

Este cuadro es favorable para la 'ola celeste' porque los parlamentarios tendrán que votar sin 'medias tintas' una ley que: permite asesinar bebés por cualquier motivo hasta las 14 semanas de gestación; y después de ese umbral y hasta el nono mes en caso de que el niño tiene alguna malformación congénita, la mama asegure haber sido violada o se considere que su salud este en riesgo.

Además, la objeción de conciencia para profesionales de la salud es sujeta a severas limitaciones y rechaza la objeción institucional. Hay duras penas de prisión e inhabilitación. Menores de edad podrán solicitar el descarte de su bebé solas, sin autorización o consentimiento de los padres de familia.

Eso es lo que quiere la 'ola verde'. Esa es - era síntesis - la iniciativa a la que deberán decir 'si' o 'no'. Los senadores votarán en blanco y negro. Se definirán entre respaldar la vida o la muerte.

El texto, que recibió la media aprobación por tan solo cuatro votos de diferencia en la Cámara de Diputados el pasado 14 de junio, pasó por siete jornadas de debate en audiencias habilitadas por la Cámara Alta y por revisión en tres de sus comisiones: Salud, Justicia y Asuntos Penales y Constitucionales.

Los senadores 'celestes' no presentaron un dictamen de rechazo. Fue una estrategia para bloquear que un dictamen alternativo con modificaciones se abriera paso y atrajera a los indecisos. La decisión de se tomó en una reunión multipartidaria de la que participaron José Mayans, del Partido Justicialista, Federico Pinedo de Propuesta Republicana, y Julio Cobos de la Unión Cívica Radical, y resultó exitosa.

Irritadísimo, Miguel Pichetto, jefe de los justicialistas en el Senado y líder del bloque abortista, intentó descalificar la maniobra: "el otro sector no tiene dictamen, del otro lado no hay nada, solo hay negativa y rechazo".

Le contestó el vicepresidente de la bancada justicialista Mayans: "los que no estamos de acuerdo no tenemos la obligación de emitir dictamen a esta aberración que vino de Diputados violando la Constitución, las leyes y las constituciones provinciales".

A partir de ahora se abre una semana clave donde se intensificarán, como aconteció en la Cámara de Diputados, las jugadas sucias por parte del 'lobby verdes' y sus aliados en el gobierno de Mauricio Macri.

[ D'Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: