Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Ayotzinapa: las huellas del progresismo italiano

19.06.2018

 

El Caso Ayotzinapa está en un punto de quiebre por la manipulación política en que lo han colocado el régimen priista y los grupos de presión internacionales cuyas huellas conducen claramente a Roma, a grupos cuya génesis se encuentra en el progresismo religioso y teología de la liberación.

 

Esas redes son las que han desplegado – desde hace tres años – un movimiento internacional enfocado a construir la versión de un crimen de Estado en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la rural normal “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero.

 

Por segunda ocasión, un documento legal evidencia el oprobioso manejo que el gobierno de Peña Nieto ha hecho del Caso Ayotzinapa.

 

La sentencia del un tribunal federal colegiado ordenó la reposición del procedimiento del caso por las graves irregularidades cometidas para ajustar los resultados de la investigación a la tesis oficial de que los jóvenes fueron secuestrados, asesinados, sus cuerpos quemados y sus cenizas arrojadas a un rio. Además ordena crear una Comisión de la Verdad.

 

A fines del 2016, el entonces Visitador de la Procuraduría General de la República (PGR), César Chávez quien hizo una auditoría documental a la investigación, emitió un informe y evidenció la mismas fallas legales a las que hoy aluden los magistrados. Chávez fue despedido del gobierno.

 

La diferencia entre los documentos es que el de los magistrados indica el camino legal para indiciar al presidente Peña Nieto y la posibilidad de llevarlo una Corte Penal Internacional.

 

Esa alternativa fue planteada en Ginebra en marzo de 2016, por Roberto Scarpinato, a la sazón fiscal general en la Corte de Apelaciones de Palermo, Italia durante el debate “Cómo hacer frente a las mafias. De Italia a México”.

 

Ahí Scarpinato propuso crear un Tribunal Penal Especial para México para atender “los crímenes contra la humanidad que son cometidos en México”, como “genocidios, masacres, violaciones masivas”, así como contra las desapariciones forzadas y los crímenes financieros internacionales.

 

Esa ruta fue asumida a las pocas semanas por los grupos de apoyo al Caso Ayotzinapa.

 

Y ésta es una alternativa construida finamente por ‘Libera, Nombres y Números Contra las Mafias’, grupos cuyas raíces se hunden en el progresismo religioso.

 

La organización italiana ‘Libera, Nombres y Números Contra las Mafias’ surgió en Italia en 1995, liderada por el franciscano Luigi Ciotti, quien dirigió ese año un movimiento que recolectó un millón de firmas en Italia para exigir una ley que trasladara los bienes confiscados a la mafia a las organizaciones sociales para beneficio de comunidades necesitadas.

 

Impulsó la indemnización gubernamental a las víctimas inocentes del crimen organizado, bajo el mismo rango de víctimas del terrorismo.

 

Ciotti viene de una corriente eclesial, de la década de los años 60 y 70, entre quienes figuraban el arzobispo de Milán, cardenal Michele Pellegrino, llamado el sacerdote obrero (fue quien ordenó a Ciotti); Dom Helder Camara, arzobispo de Olinda-Recife, en Brasil, impulsor de la teología de la liberación en América; el cardenal belga Leo Jozef Suenens, arzobispo de Malines-Bruxelles, quien junto con el cardenal Franz König de Viena, en 1968, se opusieron a la doctrina del Papa Pablo VI en la encíclica Humanae Vite en contra del uso de anticonceptivos.

 

‘Libera’ surge después de una ola de violencia desatada por la mafia en Italia a inicios de los noventa, entre cuyas víctimas estuvieron los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borcellino, asesinados en Palermo.

 

Scarpinato –discípulo de Falcone – , hoy Fiscal General de Palermo, es un crítico de la globalización y de la ortodoxia doctrinal de la Iglesia Católica.

 

Libera ha impulsado la versión de que el Caso Ayotzinapa fue un crimen de Estado perpetrado por el Ejército mexicano y ha llevado esas tesis a instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

A finales de 2010 y principios de 2011, el sacerdote Antonio dell’Olio, responsable del área internacional de Libera empezó a a tejer una red política y firmó un convenio con la Red de la Cultura de la Paz (RECUPAZ), impulsoras del movimiento México por la Paz.

 

Algunos personajes involucrados son Emilio Álvarez Icaza, exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; Carmen Aristegui, Edgardo Buscaglia, Javier Sicilia y entre las organizaciones  figuran el Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan; Instituto de Acción Ciudadana para la Democracia y la Justicia; Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad; Católicas por el Derecho a Decidir, #Yosoy132 de la Universidad Iberoamericana; Abele; Amnistía Internacional; Cencos; Iglesias por la Paz y decenas más.

 

Dos años después, enero de 2013, ‘Libera’ lanzó una campaña denominada México por la Paz, con el objetivo primario de difundir en Italia y Europa la dramática situación de México, y al mismo tiempo apoyar aquellas “valientes” realidades mexicanas que, ya en colaboración con Libera, “están comprometidas a la construcción del México futuro”.

 

Esas tesis han sido asumidas plenamente por Andrés Manuel López Obrador en su campaña y ha prometido que no utilizará a las Fuerzas Armadas para masacrar al pueblo.

 

El fallo de los magistrados aún puede ser impugnado, pero cierra una pinza con la estrategia de llevar a Peña Nieto a un tribunal penal internacional; respalda las tesis impulsadas por las redes mundiales del progresismos religioso e impulsa la campaña de López Obrador a 10 días del cierre de las campañas.

 

[ D'Vox ]

___

Héctor Moreno es periodista. Ha trabajado en Grupo Reforma y la agencia de noticias Notimex. Fundó el diario Mural en Guadalajara, del cual hoy es colaborador. Es autor de varios libros, entre ellos, Sangre de Mayo. El homicidio del Cardenal Posadas, en coautoría de Alberto Villasana. Es consultor y editor del servicio de análisis Mochila Política.

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload