Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Más de dos millones de argentinos exigen a Macri y al Congreso que respeten el derecho a la vida

26.03.2018

 

Más de dos millones de argentinos salieron a las calles para exigir al Gobierno y al Congreso de la Nación el respeto al derecho a la vida humana desde el momento de la concepción. Es, probablemente, la mayor movilización ciudadana en la historia del país.

 

La Marcha por la Vida de este domingo 25 de marzo se realizó de forma simultánea en 240 ciudades del territorio nacional, según informa a D'Vox Alejandro Geyer, uno de sus organizadores. Tan solo en la capital, Buenos Aires, participaron casi 300 mil personas.

 

"Desde La Quiaca (que linda con Bolivia) hasta Ushuaia (en la Tierra de Fuego), y de Buenos Aires a Mendoza, de Norte a Sur y de Este a Oeste, una multitud impresionante, nunca antes vista, y sin ningún tipo de financiamiento, quiso manifestar su amor por la vida, en paz, en familia, sin nada destruir, sin agredir a nadie", explica el activista.

 

 

Los datos seguían llegando de las 23 provincias de Argentina durante la tarde del lunes 26. "Creo que el domingo se envío un mensaje muy simple y claro al gobierno y a los legisladores: toda la argentina se levantó para decirle sí a la vida y no al aborto".

 

De hecho, uno de los gritos de orden de la manifestación, que entretejió de forma armónica la protesta justa con el tono alegre y festivo, era: "si a la vida, señor presidente; no al aborto, le dice la gente".

 

La marcha acontece a un mes de distancia de que el presidente Mauricio Macri dio carta abierta para que el Congreso Nacional discuta el aborto. El mandatario, en reiteradas ocasiones había dicho: "defiendo la vida desde la concepción hasta la muert natural".

 

Lo dijo en 2003 cuando contendió, por primera vez, por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; en 2005 cuando llegó al Congreso; entre 2007 y 2011 cuando administró la Capital Federal, y en plena campaña por la presidencia. La última fue en Tucumán, durante el Congreso Eucarístico Nacional, en junio de 2016.

 

¿Qué aconteció? ¿Mudó de opinión, cedió a un lobby o vio una oportunidad a ser capitalizada? No lo ha dicho. Simplemente le abrió las puertas del país al aborto y dejó la responsabilidad de decidir al respecto al Legislativo.

 

 

Desde mediados del año pasado organizaciones feministas estructuraron una agresiva y bien orquestada campaña de presión que ganó espacio en los grandes medios de comunicación. Estos, rápidamente, colocaron el tema como pauta pública prioritaria. Después de semanas de golpeteo, Macri levantó la traba del portón.

 

El aborto es reconocido como crimen en el Código Penal argentino, y no es castigado cuando se realiza para evitar el peligro de vida para la madre y en caso de violación. En marzo de 2012, la Suprema Corte de Justicia determinó que el aborto en caso de violación podía realizarse sin necesidad de orden judicial, con la simple declaración de la mujer.

 

En el congreso ya se tramita una reforma al Código Penal, presentada por el mandatario, que propone despenalizar el aborto en caso de violación y de "peligro para la salud de la mujer", incluyendo la "salud psíquica".

 

Pero ahora hay por lo menos 8 diferentes iniciativas de ley que pretenden legalizar el asesinato de bebés en gestación. Una de ellas, propuesta por un colectivo de organizaciones de izquierda, pide "aborto seguro, legal y gratuito" durante las 14 primeras semanas de gestación, sin restricción alguna, y luego, hasta los nueve meses, en caso de violación, malformación congénita o riesgo a la salud "integral" de la madre.

 

Las organizaciones proaborto aprovecharon el día 8 de marzo, día internacional de la mujer, para realizar una concentración nacional a la que se dio gran divulgación a través de medios de comunicación y redes sociales. Reunieron según diversas fuentes, entre 180 mil y 350 mil personas.

 

La Marcha por la Vida, por su parte, sufrió de la imposición de un severo "silencio mediático". No fue divulgada en absoluto en los grandes vehículos de comunicación y, luego, fue minusvalorada con datos falsos. El Clarín, por ejemplo, divulgó que "para el gobierno porteño, hubo unas 4 mil personas; para el gobierno nacional, fueron 5 mil".

 

Para constatar la mentira, basta ver las fotos del día.

 

De acuerdo con Geyer la marcha no basta. "Ahora tenemos que seguir trabajando, participaremos en todas las sesiones del Congreso en las que podamos, haremos escuchar nuestra voz, y si no nos dan oídos, saldremos de nuevo a las calles", afirma.

 

 

[ D'Vox ]

 

Please reload

Anacleto: el hombre que enfrentó una...

Roubaram-nos a Federação

1/15
Please reload