Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

¿Queremos refundar Jalisco?

19.02.2018

 

El pasado 31 de enero, Enrique Alfaro, presidente municipal de Guadalajara y precandidato al gobierno del estado por el Partido Movimiento Ciudadano, dijo: "a partir de hoy, desde mi condición como alcalde y donde me toque estar, voy a iniciar una ruta y una lucha para refundar Jalisco, sus instituciones, y sus leyes, su vida pública, porque ya no aguanta más maquillaje, ya no aguanta más cambios cosméticos, debemos cambiar las instituciones".

 

Durante los últimos meses han sido constantes e insistentes los llamados del expriísta y experredista a 'refundar' Jalisco. Ha hecho de esta idea el eje central de su propuesta política. Según la Real Academia de la Lengua Española la palabra 'refundar' designa volver a fundar algo, por ejemplo, refundar una ciudad o revisar la marcha de una entidad o institución para hacer volver a sus principios originales o para adaptar estos a nuevos tiempos.

 

Por eso, esta propuesta tiene mucho más fondo de lo que aparenta, no es un simple y vacío slogan electoral ¿Qué nos quiere decir Enrique Alfaro con 'refundar' Jalisco?

 

Antes que él, otros políticos han hablado de 'refundar' su nación y ahí están los registros:

 

"Hace 17 años, un 25 de abril de 1999, gracias a nuestro Comandante Chávez, se le consultó a los venezolanos y venezolanas sobre la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente para refundar la República. Este hecho histórico es de gran importancia para la Patria de Bolívar ya que, gracias a nuestro Padre Chávez, los venezolanos decidimos una Democracia Protagónica. Nuestro Comandante Chávez nos dejó una Patria Democrática, con un Pueblo culto y decidido a construir el socialismo como verdadera expresión de la libertad humana”. Esto lo dijo Nicolás Maduro el 25 de abril de 2016.

 

"Tuvimos que esperar 180 años para refundar Bolivia y, ahora, tenemos refundada Bolivia y por eso se garantiza un Estado plurinacional donde todos los originarios tenemos los mismos derechos, originarios milenarios y originarios contemporáneos", afirmó Evo Morales, el 21 de Enero del 2010.

 

Las coincidencias entre estos personajes que se asumen como "padres de la refundación política" de sus naciones apunta que su impulso por refundar su realidad tiene en común un estilo de liderazgo marcado por el autoritarismo, populismo y pragmatismo, además de usar el miedo como forma de persuasión política y el engaño a conveniencia.

 

Enrique Alfaro dio preocupantes muestras de ese tipo de autoritarismo, populismo y pragmatismo, así como del uso del miedo y del engaño como métodos habituales durante su encargo como alcalde de Guadalajara.

 

Así actuó en contra de comerciantes, 'calandrieros', católicos y medios de comunicación. Con frecuencia se enfrascó en polémicas con ciudadanos comunes que al manifestar su inconformidad o al reclamarle decisiones de gobierno, recibieron por respuesta la acusación de ser 'desestabilizadores', de ser parte de un partido político o de servir a los intereses del sistema (lo que eso signifique).

 

Pero, además, hagamos un esfuerzo por preguntarnos: ¿podríamos alcanzar la refundación de nuestras instituciones sin pasar por el diálogo?

 

O ¿cómo pretende Alfaro refundar la entidad cuando su estilo de liderazgo no es habituado a convencer sino a imponer? ¿cómo puede el precandidato hablar una nueva agenda en la vida pública cuando recurre a las mismas prácticas de los partidos que ya abanderó y del viejo sistema?

 

¿Cómo se proclama independiente a los cuatro vientos y pacta sin pudor alguno - para poder contender por el gobierno - con la cúpula política, estatal y nacional, de los partidos que asegura repudiar?

 

¿Cómo pretende 'refundar' Jalisco si no ha tenido el cuidado de respetar las creencias religiosas y la sensibilidad de un pueblo que es mayoritariamente católico? Por el contrario, se mofa de quienes reclaman el respeto de la autoridad civil para con su sentimiento religioso.

 

¿Será que Alfaro se obstina en sostener un caro y malogrado programa de arte público, ignorando el clamor popular particularmente con la escultura 'Sincretismo', como si con ello mandara un mensaje de fuerza a sus opositores?

 

La 'refundación' de Jalisco que propone Alfaro es, al parecer, la imposición de una nueva realidad política basada en el pacto de los poderes fácticos que le son afines. Es la imposición su visión exclusiva y la de sus aliados sobre cómo debe de funcionar nuestro estado.

 

¿Qué sigue de concretarse su anhelo? Una nueva Constitución. Algo así como la refundación que emprendió Miguel Ángel Mancera del Distrito Federal, ahora llamado Ciudad de México, en la que se perpetuaron los agravios a los derechos humanos, especialmente por el desprecio al derecho a la vida de los más indefensos, los no nacidos, el ataque a la integridad de la institución familiar.

 

Refundar Jalisco para Enrique Alfaro será mas que un recurso discursivo. Sus acciones al frente del Gobierno Municipal de Guadalajara donde hubo 'hierro' para sus opositores y 'gracia' para sus amigos. Los excesos derivados de su inclinación al autoelogio son patéticos: se presenta como el mejor gobernante en la historia de Guadalajara, sin autocrítica alguna.

 

Refundar Jalisco será la más pretensiosa iniciativa de la oligarquía tapatía (Alfaro y sus socios) y del cacicazgo local (poderes fácticos) que llegan a un acuerdo para, en realidad, "mandar al diablo a las instituciones", como dijera Andrés Manuel López Obrador, y con ello, desterrar la historia, la identidad y las creencias de un pueblo.

 

Se trata de cambiar los valores que son trascendentes para los jaliscienses para remplazarlas por un proyecto que busca mantener y ampliar el poder sin escrúpulos levantando las banderas de una 'agenda progresista'.

 

Con esta propuesta, Enrique Alfaro pondrá en entredicho las instituciones democráticas, la legislación local y, en general, todos los elementos que sostienen la vida pública en nuestro estado. Pretende dejar de lado la historia, los valores y las tradiciones de los jaliscienses, para dar abrirle el paso a nuevos modelos, fincados en su particular y personalísima idiosincrasia.

 

En el fondo, este proyecto se nutre por una deficiente percepción del valor de la persona humana, enarbola una concepción de democracia bastante limitada y defiende un modelo político y económico presuntamente liberal, que, sin embargo, esta generosamente  'sazonado' por el estilo autoritario de los más recalcitrantes socialistas bolivarianos.

 

[ D'Vox ]

 

Emmanuel Torres es maestro en Derecho Corporativo y secretario ejecutivo del Frente Nacional por la Familia en Jalisco.

 

Please reload

Ideas de 'sobremesa' para el...

E o gigante acordou

1/15
Please reload