Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn:

Alma no tuvo Stalin

22.10.2017

 

El grotesco fraude operado por el chavismo en las elecciones regionales celebradas el domingo pasado en Venezuela ratifican que la patria del libertador Bolívar vive bajo el yugo de una brutal dictadura. Nicolás Maduro, se jacta de ser el amo que somete o destruye. El autócrata 'hecho de hierro', un nuevo Stalin.

 

En más de una ocasión ha dicho que su físico se asemeja al del dictador soviético y en marzo de 2015 declaró sua admiración por "el camarada Ioseph que venció a Hitler". Como el asesino soviético, Maduro también tiene las manos manchadas de sangre.

 

El Nobel de literatura, Octavio Paz, escribió cuatro sonetos bajo el titulo *Aunque es de noche' en 1976. Fueron motivados por el estado de espíritu que le generó la lectura de 'El Archipiélago Gulag', del ruso Aleksandr Solzhenitsyn. Son una dura critica a la dictadura soviética y a las élites políticas e intelectuales de Occidente, cómplices de lo que el literato llama "la más notable contribución de nuestro siglo a la historia de la maldad humana".

 

En los cuartetos  - aqui reproducimos dos - Stalin es un hombre 'desalmado'. La sospecha le comió el alma. Le dejó sin rostro. Es el servidor de la nada. Del mal. Un hombre que despuebla, deshace, deja a su paso llanos de huesos. Así, también Maduro. El burdo dictador del Trópico. Para Paz, quien sirve al mal es "un alguien nadie, un algo nada", porque el mal es ausencia de Bien. Es oquedad, vacío. Nada. Stalin y Maduro, están hermanados. Lacayos de una mentira. Enemigos de otros y de sí mismos.

 

Abre estas lineas un fragmento de la pintura: 'Stalin', Wolf Vostell, 1962; Museo Ludwig, Colonia, Alemania. 

 

 

Aunque es de noche

 

El partido siempre tiene razón

León Trotski

 

II

 

Mientras yo leo en México, ¿qué hora

es es Moscú? Ya es tarde, siempre es tarde,

siempre en la historia es noche y es deshora.

 

Solyenitzin escribe, el papel arde,

avanza su escritura, cruel aurora,

sobre llanos de huesos.

 

                                    Fui cobarde,

no vi de frente al mal y hoy corrobora

al filosofo del siglo:

                                   ¿El mal? Un par de

ojos sin cara, un repleto vacío.

 

El mal: un alguien nadie, un algo nada.

 

¿Stalin tuvo cara? La sospecha

le comió cara y alma y albedrío.

 

Pobló el miedo su noche desalmada,

su insomnio despobló Rusia deshecha.

 

III

 

Alma no tuvo Stalin: tuvo historia.

Deshabitado Mariscal sin cara,

servidor de la nada. Se enmascara

el mal: la larva es César ya. Victoria

de un fantasma: designa su memoria

su oquedad. La nada es una gran avara

de nadies. ¿Y los otros? Se descara

el mal: la misma irreal combinatoria

baraja todos. Circula la pena,

la culpa circular: desvenado

el carrete, la historia los despena.

Discurso es un cuchillo congelado:

 

Dialéctica, sangriento solipsismo

que inventó el enemigo de sí mismo.

 

Octavio Paz

Ciudad de México, 1976

En 'Árbol Adentro', México; 1988.

 

 

[ D'Vox ]

 

Please reload

Abascal, un hombre de diálogo y conv...

Los jesuitas mexicanos dan 'hono...

El expresidente de Uruguay, José Alberto Mujica Cordano, está en México y allí recibió del sistema educativo de los jesuitas de ese país el título de...

1/15
Please reload