Cuatro indicios de fraude en Venezuela


El chavismo se ha proclamado ganador de las elecciones regionales de este domingo 15 de octubre en Venezuela. Apenas algunas horas después de haber encerrado la votación, el Consejo Nacional Electoral (CNE) otorgó la victoria al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en 17 de las 23 gubernaturas del país.

Según Tibisay Lucena, presidente del CNE, los resultados reflejan el cómputo de 96 por ciento de las actas y representan una "tendencia irreversible" en, por lo menos, 22 estados.

Los datos oficiales benefician al PSUV en Amazonas, Apure, Aragua, Barinas, Carabobo, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Lara, Miranda, Monagas, Portuguesa, Sucre, Trujillo, Vargas y Yaracuy.

Los candidatos vinculados a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ganan sólo en Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta, Táchira y Zulia. En el estado Bolívar, según Lucena, no había aún ventaja para ninguna fuerza política.

Gerardo Blyde, coordinador del Comando Nacional de Campaña de la MUD, declaró que la oposición no reconocerá los resultados porque no coinciden con los que arrojan las actas en su poder y solicitó una auditoría, por parte de organismos internacionales, al proceso.

La autoridad electoral no divulgó el progreso del computo de las actas en tiempo real, aunque cuenta con la infraestructura para hacerlo. Simplemente se presentó un boletín oficial. Sin más.

La forma en la que ha actuado el CNE, supuestamente autónomo, recuerda los grandes fraudes electorales operados durante décadas por el priísmo en México, especialmente durante la década de 70. Aquel régimen antidemocrático, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue llamado por Vargas Llosa como 'la dictadura perfecta'.

D'Vox presentó, el sábado pasado, el fraude electoral como uno de los escenarios posibles. Vea porqué hay indicios consistentes para afirmar que los resultados de la jornada electoral fueron manipulados por el chavismo.

1. Todas las encuestas electorales apuntaban una derrota contundente del chavismo

Todas los estudios de intención de voto realizados por instituciones serias mostraban, sin excepción, que la mayoría de los venezolanos votaría por los candidatos de la oposición. La derrota del chavismo era contundente.

Los resultados oficiales y las pesquisas de opinión tienen diferencias de hasta 30 puntos porcentuales. ¿Los sondeos pueden errar? Claro, pero no cuando todos los estudios apuntan resultados tan similares y donde el rechazo al gobierno en turno es tan alto y consistente a lo largo de meses.

Ocho de cada diez venezolanos reprueban el gobierno de Nicolás Maduro. Este valor se ha mantenido, con pequeñas oscilaciones, a lo lago de once meses.

En su último sondeo de la prestigiada Datanalisis daba 45 por ciento de sufragios a la MUD y 21 por ciento al oficialismo. De acuerdo con el director de la empresa, José Antonio Gil Yepes, esto representaba entre 13 y 16 gobernaciones, desde que no hubiera un alto absentismo.

De acuerdo con Venebarometro 52 por ciento de los entrevistados votaría por la oposición y 28 por ciento por el chavismo.

Felix Seijas Rodríguez, analista de Delphos, consideraba que la oposición se llevaría de 11 a 18 estados, según fuera el índice de abstención. Entre más personas salieran a ejercer su derecho al voto, más gubernaturas ganarían.

Coincidían con él las firmas Ecoanalítica y Torino Capital que apuntaban un triunfo en hasta en 18 entidades federativas.

John Magdaleno, de la consultoría Polity, preveía que los candidatos de la MUD podrían ganar 18 de las 23 gobernaciones, siempre y cuando hubiera una amplia participación de la población.

Un simulador de la elección proyectado por un equipo de especialistas encabezados por el economista Omar Zambrano, indicaba que la oposición obtendría 19 de las 23 elecciones si se alcanzaba una participación de 68 por ciento del padrón electoral.

Por cada 5 puntos adicionales de abstención en el grupo de votantes opositores, la Mesa de la Unidad Democrática perdía una gobernación.

Todos los analistas coincidían que un mapa "total o mayoritariamente rojo", o sea, favorable al PSUV, era prácticamente imposible. Este sólo podría acontecer si la abstención electoral si 7 de cada 10 ciudadanos registrados en el padrón decidiera no sufragar.

2. Los venezolanos salieron a votar de forma masiva

Los registros presentados por la prensa local e internacional muestran que, desde temprano, los venezolanos tomaron las calles para votar. Los centros de votación se llenaron especialmente después del almuerzo. Hubo largas filas durante horas.

De acuerdo con el CNE hubo una participación del 61 por ciento del padrón electoral. "Con esta participación es imposible una victoria para el oficialismo, casi 80 por ciento de los venezolanos repudia al régimen", afirma Luis Vicente León, de Datanalisis.

El simulador electoral de Omar Zambrano indica que con una participación electoral de 61 por ciento, tal como fue informada por el CNE, el chavismo habría obtenido un máximo de 10 gubernaturas.

Para que el PSUV alcanzara la victoria en 17 entidades federativas, considerando el actual grado de rechazo al gobierno, que es de 8 en cada 10 venezolanos, debería haberse registrado una tasa de absentismo de, por lo menos, 65 por ciento. Lo que no aconteció. Según el CNE fue de 39 por ciento.

3. La oposición tiene actas de todos los centros electoralesLa MUD contó en esta elección con 90 mil testigos electores distribuídos en todas las 11 mil mesas de voto. Además 271 mil voluntarios ayudaron a la colecta de informaciones y a movilizar a aquellos ciudadanos que fueron afectados por el cierre de centros de voto a la víspera de la elección.

Esta estructura posibilitó que la MUD tenga en su poder, según ha informado, todas las copias de las actas computadas en el proceso electoral.

Una hora antes del boletín oficial del CNE, la MUD había anunciado que los datos que les habían sido canalizados por sus representantes en las mesas electorales, hasta las 21 horas del domingo, les permitían aseverar en "una enorme, una gigantesca victoria popular, de dimensiones históricas”.

El comando de campaña de la alianza opositora fue notificado, minutos antes del boletín oficial ser divulgado, que los números oficiales eran diferentes, y realizaron una rueda de prensa donde denunciaron la maniobra fraudulenta.

La MUD no han comunicado aún cual es el número preciso de gubernaturas que consiguieron de acuerdo con los datos que registran sus actas, que son copia de las originales, porque dicen estar esperando a estar con el 100 por ciento de los documentos en manos y contrastados.

4. El mecanismo para computo de resultados ya fue manipulado en la elección 'costituyente'

El software utilizado para el cómputo de los resultados de la jornada electoral de este domingo, propiedad de Smartmatic, fue manipulado por el gobierno en los comicios para elegir a los diputados que integrarían la Constituyente Comunal, impuesta por Nicolás Maduro.

En aquella ocasión, el pasado 30 de julio, supuestamente votaron, según el CNE, 8 millones de personas, o sea, poco menos de la mitad del padrón. Sin embargo, todos los registros gráficos de la jornada, tanto los de la prensa local como internacional, dieron fe de que la inmensa mayoría de los centros electorales estuvieron desiertos.

El fraude fue tan burdo, que la empresa se vio obligada, desde Londres, a reconocer que los resultados habían sido manipulados.

Un hecho significativo en los resultados oficiales de éste domingo es que, en cuatro de los cinco estados donde se reconoció el triunfo de la oposición, la diferencia entre el ganador y el candidato oficialista es de menos de 5 por ciento.

Un margen tan apretado, de acuerdo con los especialistas, hubiera sido solo posible, considerando la tasa consolidada de rechazo al gobierno, solo con una abstención superior al 50 por ciento.

[ D'Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: