Otra exposición blasfema en Brasil causa indignación


La instalación de una exposición con decenas de pinturas blasfemas ha despertado la indignación de cristianos de diversas confesiones y generado una intensa polémica en Belo Horizonte, importante ciudad al sudeste de Brasil.

La muestra "Haga usted mismo su Capilla Sixtina", de Pedro Moraleida, es presentada en el Palacio de las Artes, el principal recinto cultural de la ciudad, que opera con financiamiento público y es administrada por una fundación estatal. Fue inaugurada el 1 de septiembre y está programada hasta el 19 de noviembre.

Católicos y evangélicos se han movilizado para manifestar su repudio al vilipendio de su fe, en un lugar público y con dinero del erario, y exigen la cancelación de la exposición.

Por su parte, algunos políticos y la élite cultural se han unido para defender que se trata de 'verdadero arte' en el que se ejercita la 'libertad plena de expresión' y que cancelar la exposición significaría un 'acto de censura'.

Pero ¿ qué es lo que se presenta en la exposición?

Al entrar usted en la galeria lo primero que encuentra es una enorme cruz negra en el piso que da la bienvenida. Los visitantes pasan sobre ella. Esta allí para eso, para ser pisada. Cerca, un cuadro con una figura que representa a Jesucristo crucificado impacta. Su rostro es un ojo, y, bajo sus manos y donde deberían estar sus genitales hay 'collages' con imágenes pornográficas.

En un costado, puede verse una representación de la Virgen Maria la 'Mater Dei' con los trazos de su rostro masculinizados y con las piernas abiertas, mostrando los genitales femeninos.

Conforme se recorren los pasillos del recinto decenas y decenas de pinturas, con trazos un tanto infantiles y a la vez agresivos, mezclando colores oscuros y chillantes, presentan imágenes de los más diversos actos sexuales mezclados de forma grotesca con elementos cristianos.

Un cuadro monumental 'reinterpreta' la famosa 'Transfiguración', de Rafael Sanzio, que no está en la Capilla Sixtina y sí en otra sala de los Museos Vaticanos. El fondo es blanco, en la parte superior resalta la figura de Jesús que dice "Estoy condolido"; de forma muy llamativa, en la parte inferior, una mujer desnuda responde: "conduélete entonces, hijo de puta", en tanto orina en dirección de Cristo.

Cuatro pinturas juntas, una al lado de otra, en el techo, muestran a Jesus Crucificado. En la primera Cristo es presentado "en cuanto reptil", en la figura de un lagarto; en la segunda, "en cuanto heterosexual", con una erección y tocando los genitales de una mujer; en la tercera, "en cuanto homosexual" y un hombre le introduce la mano entre sus glúteos; y en la última, se le presenta "en cuanto bisexual", y toca los genitales de una mujer y es tocado por un hombre. Bajo los cuatro cuadros hay escenas de zoofilia.

No son los únicos cuadros agresivos a la fe cristiana. De las poco más de 130 obras que hacen parte de la exposición, la inmensa mayoría contiene sexo explicito, brutalidad gráfica y escarnio a símbolos religiosos.

El autor, Moraleida, se suicidó en 1999, y su padre, Antonio Luiz Bernardes, uno de los beneficiarios de la exposición, asegura que aquellos que se escandaliza con la obra de su hijo son "ignorantes" y colaboran con el proceso de "instalación del fascismo en Brasil".

Para Jair di Gregório, líder de la bancada cristiana en la Camara Municipal de Belo Horizonte, que cuenta con más de la mitad de los vereadores (legisladores de locales), las mayoría de las obras presentadas en la exposición son un "clarísimo agravio a la fé de millones de brasileños" y no deberían ser colocadas en un lugar público con dinero del pueblo.

El Código Penal brasileño contempla en su artículo 208 el crimen contra el sentimiento religioso: "escarnecer de alguien públicamente, por motivo de creencias o función religiosa; impedir o perturbar ceremonia o practica de culto religioso; y vilipendiar publicamente acto o objeto de culto religioso".

Una manifestación de cristianos aconteció el jueves 5 de octubre, paralizando los accesos viales frente al Palacio de las Artes. Y una nueva está convocada para el martes 10 de octubre a las 18 horas.

"Haga usted mismo su Capilla Sixtina", no es la primera exposición polémica, que bajo la bandera de arte, se presenta en Brasil ofendiendo a los cristianos, entre el 5 y 8 de octubre pasados se presentó una pieza teatral donde Jesucristo era presentado como una 'mujer transexual', en monologo, celebrando una liturgia eucarística.

Y el mes de septiembre la exposición Queer Museu, con recursos deducidos de impuestos, presentaba obras blasfemas, entre ellas una caja con hostias marcadas con los nombres de órganos genitales y zonas erógenas, en el instituto Santander Cultural, en Porto Alegre, al sur del país.

[ D'Vox ]

Vox ]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: