El Papa no va a Colombia a 'bendecir' el acuerdo con las FARC, advierte el nuncio Balestrero


El Papa Francisco no realizará su visita apostólica a Colombia con el propósito de "bendecir" el acuerdo para la paz entre el gobierno de Juan Manel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) , advirtió el nuncio apostólico en ese país, Ettore Balestrero.

Enfatizó que la visita del Pontífice es eminentemente religiosa y no política, por tanto, cualquier otra interpretación que se le dé estaría tergiversando su verdadero sentido, que es pastoral.

Las declaraciones del nuncio fueron dadas a la cadena colombiana W Radio, que tiene alcance internacional, el 28 de agosto pasado, en una entrevista telefónica para conversar sobre la visita del Santo Padre a Colombia, que acontece del 6 al 10 de septiembre. La agenda se desarrollará en cuatro ciudades: Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Cuestionado por los periodistas sobre cómo el lema de la visita pastoral, "Demos el Primer Paso", se relaciona a los acuerdos del gobierno con las FARC, el prelado aseguró que la frase no hace ninguna referencia a ellos.

"El Papa viene como peregrino de la esperanza y de reconciliación, como peregrino de la paz, si, pero para los cristianos la paz es un don de Dios, y la plenitud de la paz es Cristo, entonces la paz va más allá de ese proceso; dar el primer paso es en relación a Dios", dijo.

Antes que nada "se debe experimentar que Dios no está lejos, que Dios nos ama, [...] la fé nos invita encontrarnos en la dignidad del otro, recuperando la capacidad de convivir en los hogares y los pueblos, nos anima a superar la cultura de la trampa".

Y especificó: "yo creo que en este momento particular Colombia está cerrando un capítulo, que es el capítulo de la negociación, donde era fundamental tener a las víctimas al centro, y esto todavía (esta pendiente), bajo algunos perfiles, que ustedes conocen muy bien, sociales y jurídicos, falta todavía cerrar (lo que no fue resuelto); por eso, Colombia es un país en transición".

El Papa nos viene a decir que "en esta fase de transición, en la que se está construyendo el futuro, éste no va a ser perfecto, óptimo y bueno por definición, sino que depende de los colombianos, de lo que van a decidir y a escoger".

Lo que el Papa desea hacer, es ayudar a construir un país que sea siempre más unido, reconciliado, que sea más respetuoso de Dios y de los demás, con un acento particular en los que son más pobres y necesitados, aclaró.

Descartado un encuentro con las FARC

El nuncio afirmó que esta descartado cualquier tipo de encuentro entre Francisco y las FARC, aún con su nueva configuración como partido, pues el Papa no beneficiará a ningún grupo político: todos los actores públicos del país están invitados a los eventos con el pueblo colombiano, que serán abiertos y masivos.

Como es habitual, habrá un acto institucional, un encuentro con el presidente de la República, Juan Manuel Santos, en la mañana del jueves 7 de septiembre, en el que están convidados todos los congresistas del país, todos los ex presidentes vivos, los representantes del poder judicial y diversas personalidades públicas, como empresarios e representantes del mundo de la cultura.

Es probable que allí sean convidados por el presidente Santos los representantes del partido en el que se recientemente se "convirtieron" las FARC: la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Fuera de este momento, habrá un encuentro de oración, donde ex militantes de esa guerrilla y de otras, darán un breve testimonio sobre el abandono de la lucha armada, y también lo harán las víctimas de la violencia perpetrada por los grupos armados. Será un acto estrictamente religioso y no político, afirmó el nuncio.

Intervendrán "quienes han estado en ambas orillas de la violencia; el Papa pedirá a Dios que acoja el dolor de millones de víctimas colombianas. Va a rezar a Dios, que es el Dios de las víctimas y el Dios de los victimarios, por aquellos a los que les fue arrebatada la dignidad, y también por aquellos que al dañar al próximo hirieron también su propia dignidad".

"Será (un acto de) verdadera oración a Dios, para que los que ejercieron violencia, con su arrepentimiento, comprendan que el Señor ofrece la misericordia a todos, y que se pueda forjar un futuro de esperanza sin desconocer las responsabilidades de cada uno, y sabiendo que no todas las responsabilidades son iguales", subrayó.

Para evitar la manipulación de ese momento, la prece será realizada, de acuerdo con el religioso, ante el mismo crucifijo que en 2002 presenció la masacre de Bojayá, cuando las FARC hicieron explotar un "cilindro bomba" en una iglesia de ese municipio, al noroeste del país.

La entrevista completa del nuncio Balestrero, tiene una duración de 17 minutos, y puede ser escuchada aqui.

[D'Vox]

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: