Cardenal Urosa condena el ataque al Parlamento venezolano


El cardenal Jorge Urosa, arzobispo de Caracas, condenó el ataque a la Asamblea Nacional efectuado por colectivos adeptos a Nicolás Maduro el pasado 5 de julio.

"Condeno y rechazo totalmente que se haya permitido que cientos de personas violentas hayan irrumpido en el Palacio Federal, irrespetando ese solemne recinto, y hayan agredido físicamente a los diputados electos por el pueblo", dijo.

En una nota divulgada por la oficina de prensa de la arquidiócesis de Caracas el prelado venezolano apuntó con severidad la complicidad del gobierno ante los hechos violentos: " es totalmente inaceptable que el Gobierno Nacional a través de las autoridades de la Guardia Nacional Bolivariana, haya permitido la agresión".

"Es inconcebible que durante seis horas, además, se haya producido una situación de asedio violento y secuestro contra los diputados, y que las fuerzas de seguridad pública no hayan actuado de inmediato para garantizar su salida".

El purpurado denunció que el gobierno "ha cometido una grave falta" y pidió que se sancione a los responsables.

"Es una burla proponer un diálogo cuando se agrede al pueblo y, en particular a los líderes de la oposición presentes en la Asamblea”, subrayó.

Las palabras de Urosa cuestionan la posición de Maduro que el mismo día se deslindó publicamente de los hechos pero no explicó porque la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) no actuó para contener la violencia.

De hecho, los colectivos llegaron a las puertas del Legislativo junto con el el vicepresidente Tareck El Aissami; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López; y el ministro de Relaciones Interiores y Justicia, Néstor Reverol, también a cargo de la GNB, y asaltaron las instalaciones así que la comitiva presidencial se retiró.

El ataque fue realizado al grito "somos el pueblo de a pie", misma expresión utilizada por Tareck durante un breve e inesperado discurso pronunciado en el Parlamento, violando el regimiento de la Casa.

El segundo de abordo del régimen llamó al "pueblo de pie a que venga a este salón a tomar juramento de nuevo [...] es la hora de los revolucionarios, por cada traidora o por cada traidor vendrán miles de millones de revolucionarios a alzar la bandera de Bolívar y de Chávez".

El cardenal Urosa exigió que el gobierno abandone el camino de la violencia y que cesen los ataques contra el pueblo "que manifiesta democráticamente su inconformidad" con el actual régimen.

Dijo que son particularmente condenables los asesinatos de manifestantes y los ataques contra los conjuntos habitacionales, y reiteró su solidaridad a las víctimas de esa violenta represión.

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: