La decepción con el presidente Temer


Ya tuve oportunidad, en otros momentos, de defender a Michel Temer y su Gobierno, cuando injustamente fue atacado por medio de la "filtración" selectiva de delaciones premiadas ampliamente divulgadas en los medios de comunicación. Algunos fragmentos de las delaciones fueron encaminados a golpear sólo a ciertas personalidades de la política, entre las cuales el Presidente, con el único objetivo de denegrir su imagen o empequeñecer su reputación.

Sin embargo, a cada día que pasa aparecen nuevas referencias a actos de corrupción pasiva en los que el Señor Presidente de la República estaría, consciente o inconscientemente, directa o indirectamente, implicado.

Es cierto que, hasta el momento, no hay ninguna denuncia formal por parte de las autoridades judiciales. Pero no es menos cierto, que un hombre público, así que abraza este tipo de vida, debe redoblar sus esfuerzos por pautar sus actos en la más absoluta corrección, de tal forma que sea irreprensible, no solo porque es eso lo que la población espera de sus gobernantes, sino también, porque tiene la obligación de servir de ejemplo.

Ahora, atengámonos a la situación actual. Aunque muchas sospechas pairan sobre el presidente, los hechos hasta ahora apuntados por el dueño de la empresa JBS, Joesley Batista, son genéricos, carecen de base lógica y legal, comenzando por la forma en como las grabaciones fueron obtenidas, lo que contamina gravemente su contenido.

Deberían haber sido autorizadas previamente por el juez encargado del caso el el Supremo Tribunal Federal, o incluso por el colegiado por tratarse del Presidente de la República.

Pero no fue así. Se dice que Batista le habría avisado a la policía que tendría en su poder la grabación de una conversación con el presidente de la República que lo incriminaba por actos graves de corrupción. Con ello estaría pretendiendo conseguir una delación premiada [1], por crímenes que él practicó. Y después, esto fue comunicado al procurador general de la República que habría autorizado la delación.

Según otra versión, la grabación habría sido provocada por el procurador general con la promesa, a Batista, de que le sería concedida una colaboración premiada en caso de que consiguiera de la boca del mandatario hechos graves que lo incriminaran.

No es difícil acreditar en cualquiera de las dos versiones, dados los evidentes excesos en que han incurrido, en algunas ocasiones, los operadores de la "lava-jato". Cualquiera de las versiones es grave y susceptible de revertirse contra el propio procurador general.

La delación habría sido posteriormente homologada por el ministro del Supremo, Edson Fachin, encargado de los casos de la operación "lava-jato". Y aquí tenemos otra falla procesal, que compromete la validad de los hechos practicados por el señor Joesley Batista y, consecuentemente, el contenido de las grabaciones.

En los términos de la ley, un proceso solo puede ser atribuído al juez de un colegiado, sin sorteo previo, cuando hay una relación de conexión o de contenido [2] entre un nuevo proceso y un proceso anterior distribuído al mismo juez.

Es público y notorio, sin embargo, que los llamados "casos de la lava jato" están ligados a desvíos de dinero de la Petrobras. O para ser más precisos, al pago de la propina [3] realizado por triangulación, en que el director de esa estatal repasaba fondos, normalmente vastos, a un partido político y este, remitía luego a un tercero, normalmente un político influyente.

Pero los hechos relatados en las grabaciones de Batista no revelan ningún tipo de donación o pago hecho por el delator a través de desvío de recursos de Petrobrás. sino la entrega de recursos que él directamente realizó a campañas electorales de políticos, o, entrega de valores esperando la obtención de un beneficio.

Es claro que la cuestión no deja de ser compleja y, precisamente por eso, debería ser bien fundamentada, pero no consta que la hayan fundamentado ni el procurador ni el ministro del Tribual. Por lo menos, no hasta ahora.

____

[1] Delación o colaboración, termino usado por la Ley respectiva.

[2] Se dice que hay conexión, cuando dos o más acciones tienen en común el pedido o la causa de pedir, no hablando en identidad de partes, como en el artículo 104 del Código anterior que disponía: “se da la 'continencia' entre dos o más acciones siempre que hay identidad entre las partes y a causa de pedir, pero el objeto de una, por ser más amplio, contempla el de las otras". Es lo que expone el articulo 55, caput, del nuevo Código de Proceso Civil: "se consideran conexas dos o más acciones cuando les es común el pedido o la causa de pedir". Los institutos de conexión y de 'continencia' se destinan a evitar el riesgo de decisiones conflictantes y a atender el princípio de economía procesal.

[3] Pago irregular e ilegal de una donación normalmente para la obtención de una contrapartida por el delator.

Términos del Servicio | Política de Privacidad

CR| opn: